Bronquitis
Escrito por Sergio García Escrivá, Licenciado en Farmacia
La bronquitis suele estar relacionada con el consumo de tabaco o infecciones víricas. Tomar una serie de medidas contribuirá a paliar los síntomas, mejorando la calidad de vida de los pacientes.

Tipos de bronquitis

Atendiendo a su duración, la bronquitis se puede clasificar en dos grupos: bronquitis aguda y bronquitis crónica.

Bronquitis aguda

La forma aguda de la enfermedad suele estar asociada a infecciones. Es muy habitual la bronquitis aguda por infección viral, es decir, un virus infecta las vías aéreas y produce la inflamación de los bronquios. En ciertas ocasiones puede tratarse de una bacteria, aunque es menos frecuente; y muy rara vez es una infección por hongo la causante de la afección.

Generalmente se encuentran involucrados los virus del catarro simple. Por ello, los síntomas de esta bronquitis aguda comienzan en muchos casos con dolor de garganta, goteo nasal o sinusitis; y posteriormente se expande hasta los bronquios, produciendo la inflamación de los mismos y dificultando el paso de aire hasta los pulmones. Es en este momento cuando aparece la tos, ya que es un mecanismo de defensa de las vías aéreas, que se pone en marcha cuando se detecta algún problema: un cuerpo extraño, una infección, una inflamación o una irritación; también aparece la dificultad para respirar y la opresión en el pecho. Pueden escucharse sibilancias, que no son más que el ruido que hace el aire al pasar por las vías respiratorias estrechadas.

En el caso de la bronquitis aguda puede aparecer también mucosidad con la tos, pero no es tan frecuente como en el caso de la forma crónica.

Bronquitis crónica

La bronquitis crónica se enmarca dentro del grupo de enfermedades llamadas pulmonares obstructivas de carácter crónico (EPOC). Muy frecuentemente va asociada a fumadores activos; y en ocasiones, puede desarrollarse tiempo después de que el paciente haya abandonado el hábito. En los fumadores pasivos también puede darse, aunque es mucho menos probable que en fumadores activos. El humo del tabaco irrita la mucosa de los bronquios, produciendo la inflamación.

Hay otros muchos factores que pueden producir bronquitis crónica, como la exposición constante a ciertos productos cuyos vapores pueden irritar los bronquios; la contaminación; bronquitis agudas que se repiten muy a menudo o que se complican con infecciones pueden acabar produciendo bronquitis crónica; y también parece haber un componente genético o familiar que predispone a desarrollar bronquitis.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 22/04/2013

ESPECIAL

Despeja
tu nariz

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Ramón Cantero

Experto en hemorroides

"Con técnicas como la desarterialización hemorroidal transanal no hay alteración de la continencia y no hay posibilidad de infección. Además, el postoperatorio es más llevadero, ya que la cirugía convencional es bastante dolorosa"

 

80% De los pacientes hipertensos abandona total o parcialmente su tratamiento durante el verano

Relajar el seguimiento del tratamiento, saltarse la dieta o no hacer ejercicio pueden ser hábitos que perjudiquen seriamente la salud del paciente hipertenso.

Fuente: 'Sociedad Española de Hipertensión'

 

PUBLICIDAD