Cáncer óseo
Escrito por Natalia Bermejo Rubio, licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
La mayoría de los tumores de los huesos son lesiones benignas, y el cáncer óseo suele producirse a consecuencia de una metástasis de otros tipos de cáncer, como el de mama, pulmón y próstata.

Cáncer óseo

Los tumores en los huesos son poco frecuentes, y lo más habitual es que se trate de lesiones benignas.

Las lesiones se clasifican habitualmente en función del tejido que predomina en su composición, y de su carácter benigno o maligno. Tanto los tumores benignos como los malignos son susceptibles de crecer y comprimir el tejido óseo sano y reemplazarlo por tejido defectuoso, pero los tumores benignos no se diseminan y no suelen ser peligrosos para la vida del paciente.

El tumor óseo benigno más común es el osteocondroma, que suele diagnosticarse en la infancia, aunque puede pasar desapercibido hasta la edad adulta. Generalmente deja de crecer cuando termina el desarrollo del paciente por lo que, si no produce síntomas (que serían por compresión de estructuras vecinas), no requiere tratamiento. Si, por el contrario, ocasiona síntomas, se trata mediante resección una vez acabado el crecimiento. Si en la edad adulta sigue creciendo, debe valorarse la posibilidad de que se haya malignizado.

En el caso de que el tumor sea maligno, hay que distinguir entre el cáncer que se ha originado en el hueso (cáncer óseo primario), y aquel que comenzó en otra parte del organismo y, posteriormente, se disemina al hueso (cáncer óseo secundario). Es más frecuente el segundo, que constituye la metástasis más común de otros cánceres como el de mama, pulmón y próstata.

En general:

  • El tumor óseo benigno más común es el osteocondroma.
  • El tumor óseo maligno más frecuente lo constituyen las metástasis.
  • El tumor óseo maligno primario más frecuente es el osteosarcoma, seguido por el sarcoma de Ewing y el condrosarcoma.
 

Temas en este artículo

Actualizado: 15/11/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Dra. Marina Mata

Experta en deterioro cognitivo

“La administración de suplementos de determinados ácidos grasos (DHA) puede tener efectos beneficiosos en personas con deterioro cognitivo asociado a la edad”

 

14%de los casos de alzhéimer puede atribuirse al tabaco

Fumar es un factor de riesgo asociado a varios tipos de demencia, como el alzhéimer, y el tabaquismo pasivo puede aumentar hasta el 78% el riesgo de desarrollar una de estas patologías.

Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)'

 

PUBLICIDAD