Salud al día
Cáncer óseo
La mayoría de los tumores de los huesos son lesiones benignas, y el cáncer óseo suele producirse a consecuencia de una metástasis de otros tipos de cáncer, como el de mama, pulmón y próstata.
Escrito por Natalia Bermejo Rubio, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares

Cáncer óseo

Los tumores en los huesos son poco frecuentes, y lo más habitual es que se trate de lesiones benignas.

Las lesiones se clasifican habitualmente en función del tejido que predomina en su composición, y de su carácter benigno o maligno. Tanto los tumores benignos como los malignos son susceptibles de crecer y comprimir el tejido óseo sano y reemplazarlo por tejido defectuoso, pero los tumores benignos no se diseminan y no suelen ser peligrosos para la vida del paciente.

El tumor óseo benigno más común es el osteocondroma, que suele diagnosticarse en la infancia, aunque puede pasar desapercibido hasta la edad adulta. Generalmente deja de crecer cuando termina el desarrollo del paciente por lo que, si no produce síntomas (que serían por compresión de estructuras vecinas), no requiere tratamiento. Si, por el contrario, ocasiona síntomas, se trata mediante resección una vez acabado el crecimiento. Si en la edad adulta sigue creciendo, debe valorarse la posibilidad de que se haya malignizado.

En el caso de que el tumor sea maligno, hay que distinguir entre el cáncer que se ha originado en el hueso (cáncer óseo primario), y aquel que comenzó en otra parte del organismo y, posteriormente, se disemina al hueso (cáncer óseo secundario). Es más frecuente el segundo, que constituye la metástasis más común de otros cánceres como el de mama, pulmón y próstata.

En general:

  • El tumor óseo benigno más común es el osteocondroma.
  • El tumor óseo maligno más frecuente lo constituyen las metástasis.
  • El tumor óseo maligno primario más frecuente es el osteosarcoma, seguido por el sarcoma de Ewing y el condrosarcoma.

Entrevista con el experto

Dr. Félix Armadá-Maresca

Dr. Félix Armadá-Maresca, experto en uveítis

“Las causas más frecuentes de uveítis son las autoinmunes, asociadas a enfermedades reumatológicas como la espondilitis anquilosante, o la artritis reumatoide, aunque hay otras de origen infeccioso, traumáticas…”

Dr. Félix Armadá-Maresca

Jefe de oftalmología del Hospital La Paz

Salud en cifras

32%
de medicamentos aprobados por la EMA en Europa ya incluye algún gen en su ficha técnica
Fuente: '12º Congreso de la Asociación Europea de Famacología Clínica y Terapéutica'