PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Crean una nanopartícula que utiliza la luz y el calor para destruir los tumores

Investigadores canadienses han desarrollado una nanopartícula orgánica no tóxica, biodegradable e inocua, que utiliza la luz y el calor para atacar el cáncer y administrar fármacos.

Esta nanopartícula puede dirigirse a varios tipos de cáncer y opciones terapéuticas.

21 de Marzo de 2011

Buenas noticias en la lucha contra el cáncer. Investigadores canadienses han desarrollado una nanopartícula orgánica no tóxica, biodegradable e inocua, que utiliza la luz y el calor para atacar el cáncer y administrar fármacos.

Según ha explicado Gang Zheng, el autor principal del estudio, en la revista 'Nature Materials', el gran avance de este descubrimiento estriba en que, a diferencia de otras nanopartículas, la presentada en esta investigación podría cambiar la forma en la que se tratan los tumores gracias a su estructura única y versátil.

“Combinamos en el laboratorio dos moléculas que se producían de forma natural (clorofila y lípidos) para crear una nanopartícula única que muestra potencial para numerosos tipos de aplicaciones basados en la luz. La estructura de la nanopartícula, que es como la miniatura de un colorido globo de agua, permite que pueda llenarse con fármacos para tratar el tumor al que se dirige”, explica Zheng.

Los investigadores explican que la terapia fototérmica utiliza luz y calor para destruir los tumores. Con la capacidad de la nanopartícula para absorber mucha luz y acumularla en los tumores, un láser puede calentar con rapidez el tumor a una temperatura de 60 grados y destruirlo.

“La nanopartícula puede también utilizarse para las imágenes fotoacústicas, que combinan luz y sonido para producir una imagen de muy alta resolución que puede emplearse para descubrir y dirigirse a los tumores”, añade Jonathan Lovell, otro de los participantes en este trabajo. Lovell añade que una vez que la nanopartícula alcanza su tumor objetivo se vuelve fluorescente para indicar 'misión cumplida'.

Otra de las ventajas de este descubrimiento es que esta nanopartícula puede dirigirse a varios tipos de cáncer y opciones terapéuticas y de diagnóstico que pueden combinarse y adaptarse de formas inimaginables. Y además, como afirma Zheng, “la seguridad sin precedentes de esta nanopartícula en el organismo es la guinda del pastel. Estamos muy excitados sobre las posibilidades de su uso en el ámbito clínico”.

Fuente: EUROPA PRESS

Etiquetas:

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD