Candidiasis
Escrito por David Saceda, licenciado en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares
La Candida es un hongo que suele encontrarse en la flora común de boca, intestino y vagina, pero que puede infectar piel y mucosas. Una higiene adecuada y un buen estado de salud evitan su proliferación y la aparición de candidiasis.

Prevención de la candidiasis

Una buena higiene y un buen estado de salud impiden la invasión de piel y mucosas por Candida. Es importante secar bien la piel y sus pliegues tras la ducha o baño (en el caso de los recién nacidos, es recomendable utilizar polvos de talco que eliminen la humedad), y cepillarse los dientes y limpiar la boca con flúor oral. También se debe abandonar el tabaco radicalmente.

Las embarazadas deben tener sumo cuidado con su higiene genital y favorecer la acidez vaginal tomando yogures bioactivos. A pesar de estas medidas, puede surgir una candidiasis con frecuencia. Para evitar la transmisión sexual de la balanitis o vulvovaginitis candidiósica la medida más efectiva es el preservativo.

Pacientes de SIDA o con alteraciones congénitas del sistema inmune deben comenzar un tratamiento preventivo de candidiasis tras haber padecido una primera infección; antes deben llevar a cabo las medidas generales que se han mencionado, y sólo casos graves de inmunodeficiencia deberían tener un tratamiento preventivo aunque no hayan tenido infección previa.

En el caso de los heroinómanos, y otros adictos a drogas por vía parenteral, se mezclan varios factores de riesgo como son la falta de higiene y la inmunodepresión. Deben recibir un tratamiento multidisciplinar desde la perspectiva infecciosa, psiquiátrica y social, procurando el abandono de su adicción y estimulando su reinserción en la sociedad.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 28/03/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Francisco Arnalich

Experto en hipertensión

"La mortalidad cardiovascular se multiplica por más de cinco en el paciente hipertenso"

 

50% de la población adulta puede sufrir hemorroides

Entre el 30 y el 50% de la población adulta de los países occidentales puede sufrir este trastorno, que es la patología proctológica más frecuente, y del 5 al 10% de los afectados necesitará algún tratamiento.

Fuente: 'Hospital Victoria Eugenia de Sevilla'

 

PUBLICIDAD