Salud al día
Cólico nefrítico
El cólico nefrítico constituye el 3,5% de todas las urgencias hospitalarias, y es la causa más frecuente de dolor urológico, que comienza en la región lumbar y se irradia de forma típica hacia la fosa ilíaca, región inguinal y genitales.
Escrito por Margarita Casado Jiménez, Licenciada en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares

Tratamiento de un cólico nefrítico

Cada persona percibe el dolor de una manera específica. Para realizar un tratamiento adecuado para el cólico nefrítico, se debe primero conocer la causa y la intensidad del dolor, las medidas farmacoterapéuticas disponibles y, además, tener en cuenta las circunstancias concretas de cada paciente. Los fármacos analgésicos se clasifican en los siguientes tres grupos:

Antiinflamatorios no esteroideos (AINES) y otros analgésicos no opioides

  • El ácido acetilsalicílico es el prototipo de los AINES; actúa inhibiendo la síntesis de prostaglandinas. Los efectos secundarios más destacables son las alteraciones gastrointestinales (úlcera, hemorragia digestiva).
  • El paracetamol es eficaz en dolores leves, pero carece de efecto antiinflamatorio.
  • El ibuprofeno, el naproxeno y el ketoprofeno son AINES más potentes y el efecto es más duradero y la toxicidad gastrointestinal es menor.
  • El metamizol es eficaz. El efecto adverso más destacable es la  hipotensión a dosis altas.

Opioides débiles

En este grupo se incluyen la codeína, la dihidrocodeina, la pentazocina, el tramadol, sus principales efectos secundarios son náuseas, vómitos y estreñimiento. El efecto de los opioides débiles es potenciado por los AINES.

Opioides potentes           

No presentan techo terapéutico, es decir, a más dosis más efecto, pero producen adicción, tolerancia y depresión respiratoria. Como efectos adversos se destacan las náuseas y el estreñimiento. El prototipo es la morfina, su efecto es muy variable de unos individuos a otros, por eso la dosis debe ser ajustada a cada paciente. Si la analgesia no es suficiente, es preferible disminuir el intervalo de administración a aumentar la dosis, consiguiendo así concentraciones plasmáticas más estables.

La buprenorfina se puede administrar por vía sublingual. No se deben asociar los opioides débiles con los potentes porque disminuyen su eficacia. La vía de administración dependerá de la intensidad del dolor y de la tolerancia oral.

Dolor moderado

Se emplea uno de los siguientes fármacos:

  • Ketorolaco.
  • Diclofenaco.

Dolor intenso

Se asocia uno de los siguientes opiáceos:

  • Buprenorfina.
  • Meperidina.

Para los vómitos se utiliza metoclopropamida.

En las primeras horas del tratamiento del cólico nefrítico se debe evitar la hiperhidratación, ya que produce un aumento de la presión renal y también del dolor; posteriormente, es aconsejable una ingesta de 2-3 litros al día. Pasado el episodio agudo se puede pautar la analgesia por vía oral.

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. José Ramón Germà Lluch

Dr. José Ramón Germà Lluch, experto en oncología y autor de 'Los siete pilares anticáncer'.

Dr. José Ramón Germà Lluch

Director científico en el Instituto Catalán de Oncología y autor de 'Los siete pilares anticáncer'
“El estrés produce alteraciones en algunos neurotransmisores que incluso pueden reducir la inmunidad del paciente. Esto no significa que el estrés sea capaz de inducir el cáncer, pero probablemente un cáncer incipiente se pueda manifestar antes en situaciones de baja inmunidad y de mayor estrés”

Salud en cifras

12,6%
aumentará la prevalencia del cáncer en 2020
Fuente: 'Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM)'