Salud al día
Congestión nasal
Cuando la nariz está taponada es necesario respirar por la boca, lo que facilita la entrada de gérmenes patógenos y reseca la garganta. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a aliviar la congestión nasal.
Escrito por Redacción de Webconsultas

Congestión nasal

La congestión nasal se produce al inflamarse la membrana que cubre el interior de la nariz, lo que origina una obstrucción que hace difícil respirar. Se trata de un desagradable síntoma que acompaña siempre a trastornos como la gripe, el catarro, o las alergias que afectan al aparato respiratorio, bronquitis, sinusitis, faringitis… El tabaco, la contaminación ambiental, los cambios bruscos de temperatura, o inhalar sustancias irritantes pueden ocasionar también obstrucción nasal.

Además, la mayoría de las personas (se estima que hasta ocho de cada diez) tenemos el tabique nasal más o menos desviado, lo que favorece el desarrollo de infecciones respiratorias, y también es una causa habitual de obstrucción nasal. Cuando la nariz se encuentra obstruida es necesario respirar por la boca, lo que facilita la entrada de gérmenes patógenos, así que las personas con este problema pueden padecer resfriados o gripe con más frecuencia.

La congestión nasal no es una enfermedad en sí misma, sino el síntoma de otra enfermedad, que debe diagnosticarse y valorarse para indicar el tratamiento más adecuado.

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. José Ramón Germà Lluch

Dr. José Ramón Germà Lluch, experto en oncología y autor de 'Los siete pilares anticáncer'.

Dr. José Ramón Germà Lluch

Director científico en el Instituto Catalán de Oncología y autor de 'Los siete pilares anticáncer'
“El estrés produce alteraciones en algunos neurotransmisores que incluso pueden reducir la inmunidad del paciente. Esto no significa que el estrés sea capaz de inducir el cáncer, pero probablemente un cáncer incipiente se pueda manifestar antes en situaciones de baja inmunidad y de mayor estrés”

Salud en cifras

38%
se reduce la mortalidad por leucemia en niños menores de 14 años en la UE
Annals of Oncology