PUBLICIDAD

Biopsia líquida, avance en el diagnóstico de cáncer colorrectal

La biopsia líquida es una prueba rápida y muy sensible, capaz de detectar mutaciones en pacientes de cáncer colorrectal metastásico, que permitirá personalizar los tratamientos y mejorar su eficacia.
Biopsia líquida, avance en el diagnóstico de cáncer colorrectal

La biopsia líquidad permite conocer tanto las variaciones que se han producido en el tumor desde el diagnóstico, como las resistencias frente a un fármaco y sus causas.

La biopsia líquida es una prueba médica más rápida, más sensible y menos invasiva que la biopsia de tejidos –solo se necesita una muestra de sangre y se evita realizar una intervención quirúrgica– para determinar mutaciones en los biomarcadores RAS (K-Ras y N-Ras) en pacientes con cáncer colorrectal metastásico, con el objetivo de identificar a aquellos que se pueden beneficiar de una terapia específicamente dirigida a esta mutación, y evitar tratamientos que no resulten efectivos y provoquen efectos secundarios indeseados.

Las biopsias de tejidos aportan una información limitada sobre el tumor, mientras que el análisis de biomarcadores en sangre ofrece un mayor conocimiento de la evolución de la enfermedad

Esta nueva técnica, también conocida como prueba de biomarcadores basados en la sangre, que se probó por primera vez en el Instituto de Oncología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona (VHIO), y actualmente se encuentra a la espera de la aprobación de Conformidad Europea, podría estar disponible en la práctica clínica antes del final del verano, y aunque en un principio solo se aprobará su uso en pacientes con cáncer de colon metastásico, ya hay investigaciones en marcha para su empleo en enfermos de cáncer de mama y de pulmón.

Biopsia líquida, un paso más hacia la medicina personalizada

Los pacientes con cáncer colorrectal metastásico responden de distinta forma a los diversos tratamientos disponibles, y alrededor del 55-65% presentan mutación en RAS, por lo que conocer la biología y genética del tumor es fundamental para escoger la terapia más apropiada en cada caso, y la biopsia líquida, además de ser una prueba menos molesta que la de tejidos y permitir conocer el estado de la mutación en ese momento –que es diferente al del inicio de la enfermedad–, ofrece resultados en solo 2-3 días.

El estudio internacional CORRECT, un ensayo clínico en fase III, ha demostrado la seguridad y fiabilidad de la biopsia líquida en comparación con la biopsia de tejidos. En esta investigación, cuyos resultados se han publicado en The Lancet Oncology, se ha analizado el ADN de 503 pacientes con cáncer colorrectal metastásico para detectar mutaciones de los genes KRAS, PIK3CA y BRAF en los tumores, y los investigadores han comprobado que la biopsia líquida permite identificar fácilmente distintas mutaciones –hasta un 10% que con el método tradicional– y proporciona información de la totalidad del tumor y no únicamente del fragmento extraído.

Las biopsias de tejidos aportan una información limitada sobre el tumor, mientras que el análisis de biomarcadores en sangre ofrece un mayor conocimiento de la evolución de la enfermedad, ya que permite conocer tanto las variaciones que se han producido en el tumor desde el diagnóstico, como las resistencias frente a un fármaco y sus causas, lo que supone un gran avance hacia el tratamiento personalizado de estos pacientes.

 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD