PUBLICIDAD

Cibercondría, hipocondríacos digitales

La cibercondría describe el comportamiento de una persona hipocondríaca, que busca de forma obsesiva información médica en Internet para comprobar si los síntomas que tiene, o cree tener, se deben a una enfermedad grave.
Cibercondría, hipocondríacos digitales

Consultar constantemente síntomas y enfermedades en Internet genera ansiedad y una preocupación innecesaria.

La adicción a Internet o el abuso del empleo de las nuevas tecnologías hasta el punto de que el ‘no sin mi smartphone’ se ha convertido en un mantra, no solo de los nativos digitales, sino también de generaciones que han vivido su infancia y juventud sin esa necesidad compulsiva de comprobar cada cinco minutos si han recibido un wassap o alguien ha colgado una foto o ha cambiado de estado en Facebook, ha hecho necesario crear nuevos vocablos que definan los trastornos asociados a esta conducta.

Y la cibercondría es uno de esos nuevos términos, que en este caso sirve para describir a un individuo hipocondríaco que navega por la red con la obsesión de encontrar la enfermedad con la que se corresponden los síntomas que padece o cree padecer. No se trata de una simple consulta en Internet, sino que la búsqueda está basada en su percepción errónea de estar enfermo y la necesidad de comprobarlo accediendo a información, que incluso en el caso de que sea veraz y contrastada, el afectado no suele interpretar de forma adecuada.

La cibercondría describe la conducta de un hipocondríaco que navega por Internet con el objetivo de encontrar la enfermedad con la que se corresponden los síntomas que padece o cree padecer

La persona con cibercondría o hipocondría digital asocia molestias leves o que no revisten gravedad, por ejemplo un dolor de cabeza ocasional, a una enfermedad grave, como un tumor cerebral, solo porque ha leído en Internet que sufrir cefaleas es uno de los síntomas de los tumores cerebrales.

Información sanitaria sí, pero fiable

Informar y educar a la población para que aprenda a mantener su salud y a prevenir enfermedades es útil y beneficioso para la sociedad en general, e Internet representa una oportunidad única para conseguir este objetivo, pero no toda la información que encontramos en la red es fiable y el cibercondríaco, además, parte de la errónea creencia de que tiene alguna enfermedad grave, por lo que en su caso el acceso a la información sanitaria resulta contraproducente porque puede pensar que ha descubierto lo que le ocurre sin consultar con el médico, e incluso automedicarse, con la convicción de estar actuando de la mejor manera.

Los expertos señalan que aunque es positivo que las personas conozcan los síntomas que pueden indicar que tienen un problema de salud, a partir de ahí es imprescindible acudir a un médico, que es el indicado para interpretar esa información. Internet no es una fuente de diagnósticos y tratamientos, en ningún caso puede sustituir la opinión de un profesional, y leer constantemente sobre síntomas y enfermedades genera ansiedad y una preocupación innecesaria, por lo que las personas hipocondríacas con esta conducta deberían consultar su problema con un especialista.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

87.000
personas con enfermedad de Chagas puede haber en España
'Fuente: 'Informe Una batalla por la salud de todos: El liderazgo de España en la lucha contra el Chagas, del Instituto de Salud Global (ISGlobal)''

PUBLICIDAD