PUBLICIDAD

El azafrán y el ginseng, los reyes de los afrodisíacos

Son muchos los alimentos a los que se les ha colgado la etiqueta de afrodisíacos, sin embargo, investigadores canadienses han demostrado que solo estos dos pueden mejorar realmente la función sexual humana.
El azafrán y el ginseng, los reyes de los afrodisíacos

Azafrán, una preciada especia derivada de la flor 'Crocus sativus'.

Son muchos los alimentos a los que con suma ligereza se les coloca la etiqueta de ‘afrodisiacos’. Sin embargo, investigadores de la Universidad de Guelph (Canadá) han comprobado que las únicas que realmente pueden mejorar la función sexual humana son el ginseng y el azafrán. La primera es una planta cuya raíz se usa habitualmente en tratamientos de medicina tradicional china. Mientras que el azafrán es una preciada especia derivada de la flor 'Crocus sativus', que, según los autores del estudio, ha demostrado, además, “efectos sostenidos” en la estimulación del impulso y el rendimiento sexual.

No obstante, podría decirse que azafrán y ginseng no son los únicos con efectos levantadores del ánimo, ya que sustancias menos conocidas, como la yohimbina, un alcaloide que se encuentra en una planta psicoactiva africana llamada yohimbe, parece que también ayuda a mejorar la función sexual humana, según esta investigación.

Otros ingredientes como el ajo, el clavo y el jengibre, también lograron estimular el impulso sexual, pero eso sí, en estudios llevados a cabo con animales. Tal vez no a todos nos haga el mismo efecto…

El chocolate es uno de los que ha visto como caía su mito como afrodisíaco, ya que los científicos no han hallado evidencia de que esté vinculado a la excitación o la satisfacción sexual. Lo que ocurre es que “quizás algunas personas sienten un efecto debido a determinados ingredientes del chocolate, principalmente la feniletilamina, un compuesto que tiene un efecto en los niveles de serotonina y endorfinas en el cerebro”, ha matizado uno de los investigadores.

En este sentido, también ha quedado tocado el alcohol, que si bien se utiliza comúnmente para dar rienda suelta a los deseos inhibidos, incrementando el deseo, han demostrado que dificulta el rendimiento sexual.

Ante estos resultados, este equipo de investigadores canadienses consideran que algunas sustancias naturales como el azafrán podrían ser una alternativa efectiva para tratar algunos trastornos sexuales. A pesar de ello, se impone la cautela, ya que, como explica uno de los autores del estudio, “actualmente no contamos con suficiente evidencia que apoye el uso extendido de estas sustancias como afrodisíacos”, explica Marcone, insistiendo en la necesidad de que haya “más estudios clínicos para entender mejor sus efectos en el ser humano”.

Fuente: Europa Press

PUBLICIDAD