PUBLICIDAD

La voz influye a la hora de encontrar pareja

El tono y el timbre de la voz influyen en las relaciones personales, en la percepción que los demás tienen de nosotros y, sobre todo, en las posibilidades de gustar al sexo opuesto, concluye un estudio en Pensilvania.
La voz influye a la hora de encontrar pareja

La voz, toda un arma de seducción masiva.

El tono y el timbre de la voz humana influyen en las relaciones personales, en la percepción que los demás tienen de nosotros y, especialmente, en las posibilidades de gustar al sexo opuesto y, por lo tanto, de encontrar pareja con más facilidad.

Una investigación llevada a cabo en la Facultad de Antropología de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, concluye que ciertas características de la voz masculina se asocian a la testosterona y contribuyen a aumentar el atractivo que tienen los hombres para las mujeres. Otro estudio, realizado esta vez en el Reino Unido, revela que, durante el periodo fértil del ciclo menstrual, las mujeres pueden detectar el nivel de testosterona en un hombre por su voz.

Según los especialistas, además de para conseguir pareja, las características propias de la voz de una persona también pueden favorecerla en el ámbito laboral, porque es uno de los aspectos que determinan la imagen que otras personas tienen de nosotros. Además, en el caso de algunas profesiones, en las que el empleo de la voz es imprescindible (locutor, profesor, dependiente, actor, abogado, médico…), resulta primordial mantener en buen estado de salud las cuerdas vocales porque una voz sana y fuerte facilita la actividad laboral de estos profesionales.

Esta semana, y con motivo de la celebración del Día Mundial de la Voz, otorrinos, foniatras y logopedas de toda España, ofrecen recomendaciones y revisiones gratuitas a los ciudadanos. Para conocer los detalles de esta iniciativa, se puede llamar al teléfono 902 009 429, o consultar la web www.vozsana.com, que ha puesto la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cervico-Facial (SEORL) a disposición de los interesados.

Consejos para cuidar la voz

Los expertos también nos dan algunas recomendaciones que nos ayudarán a proteger la voz y evitar trastornos como la afonía:

No hablar durante demasiado tiempo porque si forzamos la capacidad de nuestra voz aumentan las posibilidades de desarrollar patologías vocales. Los especialistas estiman que estamos capacitados para hablar alrededor de cuatro horas al día y, para cantar –que supone un mayor esfuerzo- durante unas dos horas diarias. Tampoco se debe toser o carraspear violentamente.

Evitar el tabaco y los ambientes cargados de humo. El humo del tabaco es tóxico y produce irritación y sequedad en las vías respiratorias.

Hay que evitar hablar en lugares con un alto nivel de ruido en el ambiente, porque eso nos obliga a levantar la voz en exceso, y la forzamos sin darnos cuenta. Hablar en voz muy alta obliga a que las cuerdas vocales se contraigan más, y hay más posibilidades de que se lesionen. También puede favorecer la aparición de nódulos.

Unos hábitos de vida saludables, como dormir las horas suficientes –no menos de seis diarias-, llevar una dieta equilibrada y no olvidar abrigar la garganta para no coger frío, ayudan a mantener la voz sana. Los especialistas también aconsejan que se tome própolis, una sustancia natural fabricada por las abejas, que tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias y antivirales.

Beber entre 1,5 y 2 litros de líquido al día (preferiblemente agua) para mantenerse hidratado, y disminuir el consumo de cafeína y alcohol porque irritan la garganta. Evitar que el ambiente sea muy seco, y tener en cuenta que ciertos medicamentos –como los antihistamínicos, los antihipertensivos y los antidepresivos, entre otros- resecan también la mucosa.

En caso de faringitis, o alguna enfermedad que curse con dolor de garganta, intentar hablar lo menos posible para así recuperarse antes.

Consultar al especialista si se sufren alteraciones en la voz o afonía durante dos semanas. Los trastornos que no se corrigen en este tiempo pueden indicar una alteración en la estructura de las cuerdas vocales y podría ser incluso un síntoma de una patología grave, como una neoplasia, por lo que es necesario visitar al otorrinolaringólogo.

PUBLICIDAD