PUBLICIDAD

Los badenes podrían ayudar a detectar una apendicitis

Investigadores británicos han detectado que la mayoría de pacientes con inflamación del apéndice notaban un empeoramiento de su dolor al pasar por un obstáculo en la calzada.
Un coche atraviesa un badén en la calzada

Los badenes urbanos controlan la velocidad… y detectan problemas de apéndice.

La apendicitis o inflamación del apéndice puede evolucionar a un cuadro grave si el apéndice llega a necrosarse en el interior de la cavidad abdominal, ya que si se produce una peritonitis, el material infectado puede provocar una sepsis que pondría en riesgo la vida del paciente.

Sin embargo, el diagnóstico de la apendicitis no es fácil porque sus síntomas suelen ser inespecíficos o manifestarse cuando ya se ha producido la perforación del apéndice, lo que constituye una urgencia médica que obliga a intervenir quirúrgicamente al paciente.

En Reino Unido, un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford y el Hospital Stoke Mandeville, han descubierto que los badenes que se sitúan en las calles con objeto de limitar la velocidad de los vehículos que las transitan, pueden servir de ayuda a la hora de detectar una apendicitis. Esto es así porque han observado que cuando los pacientes llegaban al hospital en automóvil, cuanto más fuerte era el dolor que decían haber sentido al pasar por encima de los badenes, más grave era la inflamación que sufrían.

Al 97% de los pacientes que afirmaron que su dolor se había intensificado cada vez que su coche pasaba sobre algún badén, se le diagnosticó apendicitis aguda

Los investigadores realizaron un estudio en el que analizaron a 101 pacientes que acudieron al hospital por un posible caso de apendicitis. Entre los que habían llegado en coche a través de calles que tenían obstáculos para obligar a los coches a reducir la velocidad, el 84% afirmó que su dolor se había intensificado cada vez que pasaban sobre alguno de estos obstáculos.

El estudio, cuyos datos se han publicado en ‘British Medical Journal’, reveló que al 97% de los pacientes que refirieron mayor dolor al pasar sobre los badenes se le diagnosticó apendicitis aguda, mientras que el 3% restante que no tenía apendicitis sufría otros importantes trastornos como alguna patología intestinal grave o la ruptura de un quiste ovárico, por ejemplo.

Aunque resulte curioso y, lógicamente, el empeoramiento del dolor al pasar por un obstáculo en la calzada no garantice el diagnóstico de apendicitis, los autores del estudio explican que se debería tener en cuenta este dato como parte rutinaria del examen de los pacientes que acudan al hospital con un dolor abdominal que pudiera ser indicativo de un cuadro de apendicitis.

Etiquetas: 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD