PUBLICIDAD

Método Wim Hof: cómo controlar nuestra respuesta inmune

El método Wim Hof, el conocido hombre de hielo, permite a quienes lo practican controlar a su propia voluntad el sistema nervioso autónomo y la respuesta inmune de su organismo. ¿Cómo se realiza y qué dice la ciencia?
Método Wim Hof: cómo controlar nuestra respuesta inmune

El propio Wim Hof ha demostrado la eficacia de su método en numerosas ocaciones en las condiciones más extremas. Foto: www.wimhofmethod.com

El método Wim Hof ha sido desarrollado por un holandés del mismo nombre, conocido como ‘el hombre de hielo’ por su capacidad para resistir a temperaturas extremadamente bajas sin que su cuerpo se resienta aparentemente por esta exposición al frío. Gracias a este método, su creador dice tener la capacidad para controlar a su propia voluntad el sistema nervioso autónomo y la respuesta inmune de su organismo, lo que ha despertado una gran expectación en el mundo científico. Y es que, este superpoder, que hasta ahora se creía imposible de poseer, ha permitido a Wim Hof llevar a cabo auténticas proezas, como estar sumergido en agua helada durante horas sin que su termostato corporal varíe, o correr una maratón por el desierto sin probar ni una gota de agua.

La historia del método arranca en 1995, cuando la mujer de Wim Hof se suicidó debido a una crisis psicótica. A partir de ese momento Hof se quedó a solas a cargo de sus cuatro hijos, y se propuso demostrar al mundo que la voluntad humana puede con todo, y que, entrenándola, puede ser capaz, incluso, de controlar nuestro cuerpo y nuestra mente.

En qué consiste el método Wim Hof: frío, oxígeno y voluntad

Wim Hof es un método natural para mejorar la salud y el bienestar de las personas, que combina técnicas específicas de respiración, la exposición al frío extremo, técnicas de meditación y ejercicios físicos. Concretamente, según explica en su página web, el método se basa en tres pilares fundamentales:

Método Wim Hof
Foto: www.wimhofmethod.com
  1. La terapia con frío. Según Hof, llevada a cabo de manera correcta, ofrece a quienes la practican un gran número de beneficios, entre los que se incluirían la acumulación de tejido adiposo marrón, la pérdida de grasa, la fortificación del sistema inmune, el equilibrio de los niveles hormonales, una mejora de la calidad del sueño, y la producción de endorfinas, que mejoran el estado de ánimo.
  2. La respiración. “Respira, es gratis”, es uno de los lemas vitales de Hof, que afirma que desconocemos el enorme potencial de la respiración. Su sistema de respiración consciente aumenta los niveles de oxígeno en sangre, proporcionando más energía, niveles de estrés menores, y un incremento de la respuesta inmune a los patógenos.
  3. Compromiso. Constituye la base de los otros dos pilares, porque ambos requieren paciencia y dedicación para dominarlos por completo

No hace falta vivir en un país helado para practicar el método Wim Hof ya que, en función de nuestras posibilidades, podemos exponernos al frío con una ducha, o en una bañera llena de cubitos. Según su creador, cualquiera puede llevar a cabo el método debido a su sencillez y recuperar el poder interior que los humanos hemos perdido al acomodarnos, gracias al control de la temperatura corporal que nos permiten la ropa y la calefacción en hogares y puestos de trabajo. Por ello, Hof ha formado a su propio equipo de entrenadores que imparten cursos y talleres por todos los rincones del mundo.

Qué dice la ciencia sobre el método Wim Hof

Lógicamente todo esto nos suena a ciencia ficción, y la ciencia dudaba de que un hombre fuese capaz de controlar, siguiendo este método, su propio sistema inmune, así que en 2011 la Radboud University Medical Centre en Nijmegen (Holanda) quiso poner a prueba los superpoderes de Wim Hof. Para ello le administraron endotoxina, una bacteria que hace que el sistema inmunológico reaccione provocando síntomas gripales como fiebre, dolor de cabeza o escalofríos.

Sin embargo, llevando a cabo sus técnicas de respiración y meditación, Hof aumentó en gran medida, en comparación con otros pacientes sanos, la presencia de la hormona del estrés. Esta hormona se libera en respuesta a un incremento en la actividad del sistema nervioso autónomo y suprime la respuesta del sistema inmune. Gracias a ello, la respuesta inmune del organismo de Wim Hof se redujo en un 50% respecto a otros pacientes, y el creador del método no sufrió ningún síntoma a consecuencia de la endotoxina.

Tres años más tarde, para ver si era una capacidad que únicamente tenía Hof, o algo extensible a otras personas que practicasen su método, la misma Universidad llevó a cabo un nuevo estudio con 12 voluntarios entrenados por Hof. Todos ellos demostraron la misma capacidad que el creador del método para controlar a conciencia su sistema nervioso autónomo y, con él, la respuesta inmune de su organismo. ¿Te atreverías a probarlo?

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Adrián Cordellat

Periodista especializado en maternidad, educación y salud
Adrián Cordellat

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''

PUBLICIDAD