PUBLICIDAD

Para qué sirve la saliva

La saliva se compone de agua en un 99%, pero cumple un papel clave no solo para mantener la salud de la cavidad oral, sino también para la correcta deglución y digestión de los alimentos. Conoce sus funciones.
Niña haciendo una pompa con saliva

La saliva es fundamental para mantener la salud de la cavidad bucodental e interviene en procesos como la digestión, por lo que hay que prestar atención a las alteraciones en el flujo salival.

La saliva, que está compuesta por agua en un 99% y el 1% restante por diversas sustancias orgánicas e inorgánicas, procede de seis glándulas salivares –dos parótidas, dos sulinguales y dos submaxilares– que la segregan las 24 horas del día, aunque la producción es mayor antes durante y después de las comida, y disminuye notablemente durante la noche.

Las fluctuaciones en la cantidad de saliva pueden ser un síntoma de alguna enfermedad o proceso infeccioso, o un efecto secundario de ciertos medicamentos o tratamientos

Tanto la cantidad como la calidad de la saliva son importantes, porque cada uno de los componentes de este fluido desempeña un papel específico; así, el agua interviene en la limpieza, la preparación de los alimentos para ser tragados, la apreciación de los sabores, la fonación o la digestión, entre otras, mientras que el fosfato, el calcio y el flúor ayudan a la remineralización de la dentadura, y la lisocima y las inmunoglobulinas tienen una acción antimicrobiana.

La saliva es fundamental para mantener la salud de la cavidad bucodental pero, además, interviene en procesos del organismo como la digestión, por lo que es importante prestar atención a las posibles alteraciones en el flujo salival –que pueden deberse a numerosas causas fisiológicas o patológicas–, y que tienen como consecuencia o bien un exceso de salivación –lo que se conoce como sialorrea–, o una cantidad inferior a lo normal o hiposalivación o xerostomía (boca seca).

Las fluctuaciones en la cantidad de saliva deben consultarse con el médico porque pueden ser un síntoma de alguna enfermedad o proceso infeccioso, o un efecto secundario de ciertos medicamentos o tratamientos. Sin embargo, el trastorno de falta o exceso de saliva es irreversible cuando se debe a un deterioro de las glándulas salivales.

Funciones de la saliva

La saliva desempeña funciones digestivas, protectoras de la salud bucodental frente a trastornos como la caries, y antibacterianas:

  1. Lubrica y protege la mucosa oral y la dentadura.
  2. Remineraliza la superficie de los dientes.
  3. Interviene en la preparación del bolo alimenticio y facilita su deglución y su tránsito a través del tubo digestivo, protegiendo el esófago y evitando los atragantamientos.
  4. Contribuye a que las papilas gustativas identifiquen mejor el gusto de los alimentos.
  5. Elimina los microorganismos que quedan tras la comida.
  6. Mantiene el pH de la boca, disminuyendo los ácidos perjudiciales para el esmalte dental.
  7. Arrastra las bacterias, impidiendo que se forme placa dental. La enzima lisozima, presente en la saliva, también combate determinados tipos de bacterias.
  8. Tiene una acción antimicrobiana.
  9. Ayuda a diagnosticar algunas enfermedades y a seguir la evolución de determinados tratamientos médicos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'

PUBLICIDAD