PUBLICIDAD

Sunburn Art, peligrosa moda veraniega

El Sunburn Art es una peligrosa práctica que consiste en ‘tatuarse’ dibujos colocando una plantilla o protector solar sobre una zona de la piel y dejando que el resto se queme al sol, que puede aumentar el riesgo de cáncer.
Espalda de un hombre con un dibujo realizado con Sunburn Art

Para conseguir el 'tatuaje' se cubre una zona de la piel con una plantilla o con crema solar con un alto índice de protección, y se deja que el resto del cuerpo se 'tueste' al sol.

El término sunburn significa literalmente quemadura solar, sin embargo, se ha puesto de moda utilizar este atentado contra la salud de la piel como una forma de tatuarse dibujos en diferentes zonas del cuerpo; es lo que se conoce como Sunburn Art, una tendencia muy peligrosa que ha calado sobre todo entre los jóvenes, que se dedican a compartir sus artísticas quemaduras a través de las redes sociales.

El procedimiento consiste en cubrir una zona de la piel –la que se desea dibujar– con una plantilla o con crema solar con un alto índice de protección, y dejar que el resto del cuerpo se tueste al sol. Así se consigue que la zona protegida mantenga un tono más claro en el que se puede apreciar el dibujo elegido en contraste con el color de la piel quemada como consecuencia de la exposición solar. Posteriormente, los tatuajes solares se fotografían y se comparten a través de Twitter o Instagram con la etiqueta #SunburnArt.

El Sunburn Art causa un daño permanente en la piel

Los jóvenes fotografían sus ‘tatuajes solares’ y los comparten a través de redes sociales como ‘Twitter’ e ‘Instagram’

La Fundación del Cáncer de Piel de Estados Unidos, país de donde procede este fenómeno, ya ha emitido un comunicado para alertar de los peligros que supone, ya que sufrir quemaduras solares durante la infancia y juventud aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de piel en la edad adulta, y si ya resulta perjudicial que la población continúe exponiéndose al sol entre las 11 y las 16 horas o sin protegerse adecuadamente a pesar de las advertencias de los expertos, el hecho de acumular quemaduras multiplica la degeneración de la dermis.

Los dermatólogos no se cansan de repetir que la piel tiene memoria, por lo que prácticas como el Sunburn Art –que alteran el ADN de este órgano– provocan un daño permanente, sobre todo si se repiten, ya que sufrir cinco o más quemaduras durante la juventud es un factor de riesgo que incrementa hasta un 80% la probabilidad de desarrollar un melanoma –el cáncer de piel que causa más muertes– en algún momento de la vida, y con solo dos quemaduras el riesgo de padecerlo se duplica.

Pero como el cáncer de piel suele tardar décadas en manifestarse y los más jóvenes pueden considerarlo como un riesgo muy lejano, los expertos han advertido de que para lucir estos dibujos están sometiendo a su organismo a una agresión que también tiene consecuencias estéticas, porque las radiaciones solares envejecen prematuramente la piel, que pierde elasticidad y se puede llenar de manchas y venas dilatadas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD