PUBLICIDAD

Urticaria acuagénica, la extraña alergia al agua

Existen muchos tipos de urticaria, pero hay uno especialmente raro del que solo se conocen 35 casos en todo el mundo: la alergia al agua, que hace que sudar, llorar, o estar bajo la lluvia suponga un peligro para la salud.
Urticaria acuagénica, la extraña alergia al agua

Las personas con alergia al agua tienen la piel muy fina, y suele estar siempre irritada, provocándoles molestias y dolor ante el mínimo roce.

Imagínate por un momento tu vida sin poder tomar un baño, sudar, llorar, o bailar bajo la lluvia. Extraño ¿verdad? Pues esto es lo que le ocurre a 35 personas en el mundo diagnosticadas con un tipo de alergia muy extraña, la urticaria acuagénica, también conocida como alergia al agua. A pesar de ser una enfermedad extremadamente rara, son muchos los estudios que se llevan a cabo en diferentes países para intentar dar con una cura para esta urticaria tan cruel, que se manifiesta en la mayor parte de los casos sobre el tronco, cuello, brazos, hombros y espalda.

La alergia al agua se produce, según algunas investigaciones, por la presencia de un antígeno ‒sustancia activadora del sistema inmunológico‒ en la piel de los afectados que, al entrar en contacto con el agua, se disuelve. En ese momento traspasa la parte más externa de la piel y provoca que las células encargadas de la defensa del organismo liberen histamina, una sustancia química que segregan algunos glóbulos blancos y que causa el edema, la dilatación de los vasos capilares, y el malestar propios de este tipo de urticaria.

La necesidad de ingerir un líquido indispensable para la vida, pero que también puede quitártela, es una gran contradicción que genera un sentimiento de malestar permanente. No poder tomar un relajante baño de espuma y sales, o no poder disfrutar de un chapuzón en la piscina, son solo algunos de los sacrificios que tienen que asumir esas 35 personas que consideran el agua como su elemento opuesto, el fuego, ya que es precisamente ardor lo que el agua provoca en la piel de los afectados, junto a unas ronchas y erupciones muy molestas, que interfieren y limitan su vida.

Las personas con alergia al agua tienen que darse duchas muy cortas, normalmente cubiertos con prendas finas de algodón, e intentar mantenerse hidratados con frutas, verduras, zumos, o refrescos

La urticaria causada por el agua suele desparecer pasados unos 20 minutos desde el contacto, pero también puede llegar a durar horas. Además, al tocar este líquido, los afectados pueden sufrir otros síntomas como fuertes dolores de cabeza y, en algunos casos más graves, inflamación de los labios, broncoespasmos, y obstrucción de la garganta. Para detectar esta extraña alergia, los médicos colocan una compresa de papel empapada en agua a una temperatura de 35ºC sobre la espalda de la persona, y esperan entre 15 y 30 minutos. Transcurrido ese tiempo observarán la zona mojada, y si en ella aparecen ronchas o inflamación se tendrá un resultado positivo en la prueba.

Vivir con alergia al agua

Seguro que llegados a este punto te has preguntado cómo se bañan los afectados, o si beben o no agua. Las duchas de los pacientes con urticaria acuagénica son muy cortas, unas tres veces a la semana, y para intentar proteger su piel lo máximo posible en ocasiones optan por cubrirse con ropa de algodón ligera. En cuanto a beber, también para ellos es imprescindible mantenerse hidratados, y no todos los afectados muestran la misma sensibilidad en la boca o la garganta; así, mientras algunos pueden beber agua sin problema, los más sensibles a este líquido se hidratan mediante alimentos como las frutas y verduras, o ingiriendo otras bebidas como zumos o refrescos.

Los alérgicos al agua no pueden disfrutar de la lluvia, y no solo deben estar siempre pendientes del parte meteorológico, sino que además tienen que estar preparados para protegerse en cuanto la primera gota caiga del cielo. Tampoco pueden practicar ejercicio físico que les haga sudar en exceso, pues ese sudor puede resultar veneno para ellos y provocarles un shock anafiláctico que ponga en riesgo su salud. En algunos casos se ha comprobado la eficacia del aceite, la lanolina, o algunos geles para impermeabilizar la piel, y que se puedan introducir en el agua con el fin de practicar algún deporte acuático.

¿Tiene cura la alergia al agua? La respuesta tristemente es no; se pueden aliviar los síntomas con antihistamínicos, pero solo actúan de manera temporal, aunque se están realizando ensayos con el medicamento Omalizumab, que resultó eficaz en un caso de otra urticaria atípica. Sin embargo no hay un estudio a gran escala que avale estos resultados. De esta manera, los expertos recomiendan a los pacientes con urticaria acuagénica seguir el tratamiento con antihistamínicos y mantener la piel muy hidratada con cremas o pomadas, ya que es mucho más fina que la de cualquier otro individuo, y suele estar siempre irritada, provocándoles molestias y dolor ante el mínimo roce.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

60%
de los tumores malignos se diagnostica en mayores de 65 años
'Fuente: 'Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos’'

PUBLICIDAD