PUBLICIDAD

VIH, avances en investigación y tratamiento

El mejor conocimiento de los mecanismos que usa el VIH para destruir a los linfocitos y ocultarse al sistema inmune, y los métodos eficaces e innovadores de prevención, son las mejores ‘armas’ para frenar la epidemia.
VIH, avances en investigación y tratamiento

Uno de cada tres infectados por VIH desconoce que lo está

Los hitos más importantes en la investigación del virus de inmunodificiencia humana (VIH) que se han producido a lo largo de 2014 se ciñen a tres parcelas: la investigación básica o de laboratorio –y cómo sus resultados se aplicarán en la clínica–, las novedades en el tratamiento a los pacientes y, especialmente, los avances que se han producido en epidemiología, prevención y salud pública, según han explicado expertos en la materia reunidos en Madrid en el marco de HIBIC (Hitos en Investigación Básica y Clínica), impulsado por Gilead.

El VIH y el sida no son problemas resueltos, afirma el Dr. José Alcamí, del Instituto de Salud Carlos III de Madrid. Sin embargo, añade, “en esta última fase de la investigación básica el VIH nos está enseñando a entender cómo funcionan nuestras células, y se está transformando en una herramienta que nos permite conocer mucho mejor el funcionamiento del sistema inmunológico”.

Avances más destacados en la investigación del VIH

Aunque los infectados por VIH, como explica el Dr. Alcamí, necesitan un tratamiento de por vida, “porque el virus se esconde en determinadas células que actúan como reservorios y adopta estrategias que le permiten eludir las defensas del organismo”, los investigadores han avanzado significativamente en el conocimiento del virus, y los nuevos hallazgos servirán para mejorar tanto la prevención como el tratamiento de la infección. Entre ellos destacan:

  • La identificación de nuevos mecanismos que emplea el virus para destruir los linfocitos infectados.
  • Una mejor comprensión de la respuesta inmune del organismo, sobre todo la inducida por interferón clase I.
  • Un mayor conocimiento de las células en las que se esconde el VIH (reservorios virales) hasta que se replica, y que es lo que impide la curación. Las futuras vacunas terapéuticas tendrán que ser capaces de neutralizar estos virus ocultos para ser eficaces.
  • La necesidad de implementar métodos de prevención efectivos, como la cascada terapéutica, que se basa en detectar precozmente la infección e iniciar inmediatamente el tratamiento, porque cuanto mayor sea el número de pacientes tratados y en los que se consiga una carga viral indetectable mejor funcionará la prevención.
  • Los fármacos antirretrovirales han demostrado su eficacia para mantener una carga viral indetectable que evite la transmisión del virus, pero el inicio precoz del tratamiento y nuevas vías para facilitar la adherencia al mismo, como podría ser su administración mediante una pastilla única, son claves.

Tratamiento del VIH: la Cascada Terapéutica

La incidencia del VIH, señala el Dr. Josep Mª Gatell, experto en sida y enfermedades infecciosas, continúa elevada a nivel mundial, y todavía no existe una vacuna profiláctica, por lo que la prevención sigue siendo la mejor arma disponible para luchar contra la epidemia. Tanto en los ensayos clínicos que se han llevado a cabo, como en la práctica clínica, se ha comprobado que el tratamiento de los pacientes infectados es una herramienta de prevención coste-efectiva, incluso en el caso de los países en vías de desarrollo.

"El VIH nos está enseñando a entender cómo funcionan nuestras células, y nos permite conocer mucho mejor el funcionamiento del sistema inmunológico"

A pesar de ello, una serie de barreras se interponen para que el tratamiento se universalice, es lo que se conoce como Cascada Terapéutica. Y que el Dr. Gatell explica así: “uno de cada tres pacientes infectados lo desconoce; de los que sí lo saben, algunos deciden retrasar la consulta médica; un pequeño porcentaje de los que acuden al médico no desea ser tratado; y, finalmente, y aunque el tratamiento funciona casi al 100%, siempre puede quedar un pequeño porcentaje de pacientes en los que no resulte efectivo por alguna razón”.

El especialista añade que, en la práctica, incluso en un país rico como Canadá, con acceso sanitario garantizado y medicamentos gratuitos, solo la mitad del total de pacientes infectados tiene una carga viral indetectable. Mejorar esa cascada de acceso a los cuidados, y alcanzar el objetivo del programa de Naciones Unidas contra el sida, que consiste en que se identifique al 90% de las personas infectadas, que el 90% de ellas reciban tratamiento, y que el 90% de las que lo reciben respondan a la terapia, tendría un impacto trascendental en la reducción del VIH. Y eso está en manos de todos nosotros, porque hacerse la prueba del sida ante la sospecha de haber entrado en contacto con el virus es una decisión individual que afecta al bien colectivo.

Fuente: HIBIC (Hitos en Investigación Básica y Clínica) y Gilead

Etiquetas: 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD