PUBLICIDAD

Salud al día
Diabetes
El envejecimiento de la población, el sedentarismo y la obesidad han multiplicado el número de diabéticos. Controlar los factores de riesgo asociados a la diabetes mejora la esperanza de vida de los afectados.
Escrito por Dr. Javier Rosado Martín, Médico de familia
Revisado por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Diagnóstico de la diabetes

En el diagnóstico de la diabetes, el límite normal de azúcar en sangre se ha ido modificando en el transcurso de los años. Actualmente se diagnostican como diabéticas:

  • Aquellas personas que presentan, al menos en dos ocasiones, una glucemia en ayunas mayor o igual a 126 mg/dl
  • Aquellas con valores mayores o iguales de 200 mg/dl en pacientes con síntomas clasicos de diabetes.
  • Aquellos con glucemia mayor o igual de 200 mg/dl a las 2 h de un test de tolerancia oral a 75 mg de glucosa.
  • En aquellos con valores de hemoglobina glicosilada mayores o iguales a 6.5%.

La situación de prediabetes se considera en aquellos con glucemia comprendida entre 110 y 125 mg/dl o en aquellos con cifras entre 140-199 mg/dl tras la sobrecarga con 75 mg de glucosa. Estos pacientes corren mayor riesgo de convertirse en diabéticos en un futuro.

Para la población general, el Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la Salud (PAPPS) recomienda el cribado de la diabetes con la determinación de la glucemia basal en algunas situaciones específicas. Estas coinciden casi en su totalidad con las recomendaciones de la Asociación Americana de Diabetes, y son:

  • Todos los mayores de 45 años. Si es normal, repetir cada tres años.
  • En edades más tempranas o más frecuentemente (anual):
    • Ante la presencia de otros factores de riesgo: obesidad, alteración del  colesterol o hipertensión arterial.
    • Si hay un diagnóstico previo de glucemia alterada en ayunas o intolerancia a la glucosa, sin llegar a criterio de diabetes.
    • Cuando la paciente tiene o ha tenido diabetes gestacional o antecedentes obstétricos de interés: partos de niños de más de 4,5 kg.
    • Si existen antecedentes de diabetes en familiares de primer grado.
    • En el caso de que concurran otras características que podrían influir en el desarrollo de la enfermedad como: síndrome de ovario poliquístico, pertenencia a determinados grupos étnicos (afroamericanos, hispanoamericanos), etcétera.

Pruebas complementarias para el diagnóstico de diabetes

Un diagnóstico tardío de diabetes conlleva un mayor riesgo de complicaciones, por lo que es muy importante plantear estrategias de diagnóstico precoz en los grupos de población que tengan un mayor riesgo. La realización del test de sobrecarga oral de glucosa consiste en ingerir 75 mg de glucosa y hacer una determinación de azúcar a las 2 h. Este test permite el diagnostico de diabetes y prediabetes según los valores antes mencionados.

El estudio de todo paciente diabético debe completarse con una analítica de sangre y orina, la realización de un electrocardiograma, y la valoración de la retina mediante la exploración del fondo de ojo. En el seguimiento del diabético se debe determinar la hemoglobina glicosilada (HbA1C) que estima los valores de glucemia de los últimos 3 meses. Sus cifras predicen el riesgo cardiovascular en los pacientes diabéticos. El objetivo es mantenerla por debajo de 7%.

Es fundamental descartar que puedan existir otros factores de riesgo añadidos, especialmente hipertensión y colesterol elevados.

Sí existe suficiente evidencia sobre la posibilidad de prevenir o retrasar la aparición de diabetes mellitus tipo 2:

  • Perder peso (si hay obesidad): 7-10% en 1 año.
  • Ejercicio: 30 minutos diarios de actividad física moderada (andar rápido).

Ver todo sobre la Diabetes

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
 

Especial

Diabetes

PUBLICIDAD

Salud en cifras

25%
de la población tiene una variante genética que aumenta el riesgo de sufrir depresión
'Fuente: 'The Journal of Clinical Psychiatry''

PUBLICIDAD