PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Asocian la alergia alimentaria con la presencia de pesticidas en el agua del grifo

La presencia de sustancias pesticidas empleadas para clorar el agua del grifo puede disminuir la tolerancia alimentaria, provocando que algunas personas sufran alergia a ciertos alimentos.
Campo de regadio

03 de Diciembre de 2012

La presencia de sustancias pesticidas en el agua del grifo podría estar relacionada con el incremento de las alergias e intolerancias alimentarias, de acuerdo con los datos revelados por una nueva investigación que se ha publicado en ‘Annals of Allergy, Asthma & Immunology’.

La autora principal del estudio, Elina Jerschow, miembro del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología, explicó que habían observado que la presencia de un alto nivel de diclorofenoles -una sustancia química que se emplea entre otros usos para clorar el agua- en el organismo humano puede disminuir la tolerancia alimentaria de algunas personas provocando que sufran alergia a determinados alimentos.

Un alto nivel de diclorofenoles -sustancia química que se emplea para clorar el agua- en el organismo humano puede disminuir la tolerancia alimentaria, provocando alergia a ciertos alimentos

Los investigadores tomaron los datos de 10.348 personas que participaron en la Encuesta Nacional sobre Salud y Nutrición de Estados Unidos de 2005-2006, e incluyeron en su estudio a 2.211 que tenían diclorofenoles medidos en la orina. De estas personas, 411 presentaban alergia alimentaria, y otras 1.016 sufrían alergia ambiental.

Jerschow ha señalado que la mayor prevalencia de las alergias alimentarias podría estar relacionada con el progresivo aumento del empleo de pesticidas y otras sustancias químicas. De hecho, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, ofrecen datos que revelan que se ha producido un incremento del 18% en la alergia a los alimentos en una década (entre 1997 y 2007). Y señalan que los principales alérgenos alimentarios son la leche, los cacahuetes, los huevos, el trigo, las nueces, la soja, el pescado y los mariscos.

El diclorofenol también se utiliza para elaborar pesticidas que se usan en la agricultura para controlar los insectos y el desarrollo de malezas, por lo que aunque se opte por consumir agua mineral embotellada, las frutas y verduras también pueden contener esta sustancia química.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

84%
de los pacientes con asma piensa que la enfermedad limita sus actividades cotidianas
'Fuente: 'Estudio ‘Still Fighting for Breath’ (Luchando por Respirar)''