PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Nutrición en el embarazo
Las necesidades nutricionales de la mujer embarazada aumentan, por eso, hay que llevar una dieta sana, variada y equilibrada que las cubra y permita llevar a buen término la gestación. No comas por dos, come mejor.
Escrito por Redacción de Webconsultas,

Consejos útiles para una buena nutrición en el embarazo

Aquí tienes algunos consejos nutricionales de lo más útiles a tener en cuenta si estás embarazada:

  • Tomar un buen desayuno, que debería variar, e incluir cuatro alimentos distintos.
  • Beber de seis a ocho vasos de agua diarios para mantener una buena hidratación.
  • Realizar cinco comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.
  • Consumir productos lácteos, que son beneficiosos para la digestión y ayudan a la flora intestinal.
  • Ingerir alimentos ricos en fibra como frutos secos, verduras, legumbres, etcétera.
  • Reducir el consumo de embutido y vísceras.
  • Utilizar con moderación la sal.
  • Cocinar los alimentos al vapor o a la plancha.
  • Lavar frutas y verduras con mucho cuidado.
  • Consumir las carnes muy hechas.

En el caso de realizar algún ejercicio físico consultar con el médico, ya que aquellos ejercicios violentos o que produzcan fatiga no son aconsejables.

Otras cuestiones importantes sobre nutrición en el embarazo

Frecuencia de comidas

La ingesta de comidas se debe repartir en cinco o seis moderadas. Comer poco a poco y masticar bien los alimentos. De esta manera diminuye la sintomatología gastrointestinal.

El aporte diario de agua durante el embarazo no debe ser inferior a litro y medio.

Ardores, náuseas y otros síntomas

Para evitar estos síntomas, se recomienda disminuir las comidas irritantes para el estómago, como el chocolate, las bebidas que contienen cafeína, la menta y los alimentos grasos. Además de las comidas copiosas.

Antojos

Los antojos se producen entre en un 60% y un 90% de las mujeres embarazadas y cursan con un componente emocional, más que una necesidad fisiológica. Es preferible cumplirlos de forma moderada en vez de evitarlos; ahora bien, no de forma rutinaria porque esto puede desembocar en un desorden alimenticio.

Actualizado: 15 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD