PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Nutrición en el embarazo
Las necesidades nutricionales de la mujer embarazada aumentan, por eso, hay que llevar una dieta sana, variada y equilibrada que las cubra y permita llevar a buen término la gestación. No comas por dos, come mejor.
Escrito por Redacción de Webconsultas,

Control del estado nutricional durante el embarazo

Uno de los parámetros que sigue el especialista en control del estado nutricional durante el embarazo es realizar la historia de la mujer gestante: antecedentes familiares, edad, situación económica, antecedentes de enfermedad, tabaquismo, drogadicción, trastornos alimentarios previos, número de embarazos, etcétera.

En el siguiente paso, el especialista se encarga de conocer cómo se alimenta la embarazada mediante una encuesta dietética. Esta entrevista recoge información de las comidas realizadas durante cuatro días con uno de fiesta incluido. El objetivo es determinar la gestante si lleva una dieta sana y equilibrada, tanto en cantidad como en calidad.

Por último, se lleva a cabo un seguimiento de los cambios nutricionales, en cada visita periódica. Y es que, una alimentación materna incorrecta puede, entre otros motivos, provocar un desarrollo menor de las células cerebrales del embrión. Si el peso del bebé es escaso, debido a la desnutrición o la mala alimentación de la madre, puede afectar al futuro desarrollo del niño a lo largo de su vida.

Aspectos nutricionales a tener en cuenta durante el embarazo

  • Un buen estado nutricional inicial de la gestante es de suma importancia para un desarrollo adecuado del embarazo.
  • El médico es el que va a supervisar adecuadamente el estado nutricional de la futura madre.
  • Conocer los cambios fisiológicos relacionados con la alimentación que llevamos para poder adaptarla a nuevas situaciones.
  • Tener conocimientos de las necesidades de macro y micronutrientes para tener una dieta equilibrada y no sufrir déficit ni excesos.
  • No hacer caso a tópicos como “hay que comer por dos”.
  • Tener especial precaución con los malos hábitos que puedan perjudicar a la salud del bebé como alcohol, tabaco, ayunos, etcétera.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD