Google+
YouTube

Dieta y nutrición

Nutrición en niños
La alimentación es un factor básico en el correcto desarrollo de los niños, e inculcarles unos hábitos alimenticios adecuados desde la infancia ayuda a prevenir enfermedades como la obesidad o la diabetes.

Cómo enseñar buenos hábitos alimentarios a un niño

Los padres y educadores de los niños tienen un papel esencial en la educación alimentaria, por ello se debe realizar con tiempo y dedicación y de una forma didáctica y divertida. Algunas recomendaciones para enseñar buenos hábitos alimentarios a los niños son:

  • Transmitir la importancia que tiene la alimentación y la diversidad que hay en función de las necesidades del organismo. Enseñarles la pirámide nuricional.
  • En el supermercado, mostrarles las posibilidades que tenemos en elegir los alimentos adecuados entre un abanico de posibilidades.
  • En el momento de las comidas, enseñarles los buenos hábitos como lavarse las manos antes de comer, los buenos modales en la mesa, comer despacio y con tranquilidad, etcétera.
  • Dejar que ayuden en la cocina, haciéndoles partícipes, para que aprendan los peligros y los buenos quehaceres.
  • Hacer atractivos los platos, con olores, sabores o texturas, que estimulen las ganas de comer.
  • A la hora de comer, utilizar utensilios que sean manejables para ellos.
  • Que aprendan con videos y libros instructivos sobre alimentación.
  • Hacer de la hora de comer un rato agradable, atractivo y relajado.
  • Mantener conversaciones en la mesa, para que ellos puedan expresar sus experiencias y opinen de los olores y sabores de los alimentos.
  • No utilizar los alimentos como premio o castigo.
  • Servirles las porciones adecuadas, que nunca es comparable con un adulto.
 
Actualizado: 18/09/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Ana Isabel Gutiérrez Salegui

Autora de ‘Consume y calla’

“Hemos convertido la comida normal en un pecado y nos pasamos la vida cumpliendo penitencias”

 

70% de eficacia tiene la inmunoterapia oral con alimentos

La inmunoterapia con alimentos, en la que se aplican concentraciones de proteínas alergénicas cada vez mayores para habituar al organismo y que éste las tolere, tiene ya una tasa de éxito superior al 70%.

Fuente: 'Hospital Universitario Infanta Sofía'

 

PUBLICIDAD