PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
La cerveza, ¿es saludable?
¿Tienes dudas sobre las virtudes de la reina del verano? Hay datos que demuestran que la cerveza no engorda (aporta pocas calorías y no contiene grasas), y que su consumo moderado tiene beneficios para la salud.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Componentes de la cerveza

Componentes de la cerveza

La cerveza nos aporta vitaminas, minerales y sustancias con propiedades funcionales

La cerveza contiene sobre todo agua (92%) lo que, unido a su baja graduación alcohólica y al hecho de que se beba fría (en España la temperatura de consumo oscila habitualmente entre los 8º y los 10º C), la convierten en un producto muy demandado para calmar la sed y el calor que, además, resulta hidratante gracias a las maltodextrinas que contiene y que favorecen la absorción de líquido en el organismo. El alcohol presente en la cerveza no obstaculiza su efecto hidratante, siempre y cuando se consuma de forma moderada o, si se quiere ingerir mayor cantidad, se opte por la cerveza sin alcohol, que tiene las mismas propiedades.

La cerveza es un producto con interés nutritivo porque aporta vitaminas, minerales y otras sustancias con propiedades funcionales como polifenoles y fitoestrógenos naturales. Los componentes más importantes de la cerveza y que reportan beneficios a nuestra salud son:

Vitaminas

Sobre todo del grupo B. Y especialmente ácido fólico, cuya presencia en la cerveza (entre 5 y 10 microgramos por cada 100 ml) hacen que esta bebida sea una de las principales fuentes de folatos que se pueden incorporar a la dieta diaria. Otras vitaminas presentes en la cerveza, son la riboflavina (B2), que facilita la digestión, y la piridoxina (B6), niacina y tiamina (B1), implicadas en el metabolismo de los glúcidos.

Fibra soluble

Es la bebida con un mayor aporte de fibra soluble a nuestra dieta (17%), por lo que un consumo moderado evita el estreñimiento y también se asocia a una disminución del colesterol malo.

Minerales

Contiene numerosos minerales, entre los que destaca el silicio biodisponible, que está implicado en la formación y reparación de los huesos, y contribuye a aumentar la densidad ósea y a frenar la pérdida de hueso.

Alcohol etílico

La cantidad de alcohol presente en la cerveza es pequeña, aunque se recomienda un consumo responsable y moderado y, en aquellos casos en que no se pueda tomar alcohol (embarazadas, menores, personas con tratamientos farmacológicos…), se puede elegir la variedad sin alcohol, cuyo consumo se extiende cada vez más.

Sin embargo, a pesar de las devastadoras consecuencias que el abuso del alcohol puede ocasionar, existen estudios científicos documentados sobre los beneficios de un consumo moderado de alcohol sobre la salud, en caso de adultos sanos y que no estén siguiendo ningún tratamiento con fármacos con los que esta sustancia pudiera interferir. Por ejemplo, el riesgo de sufrir un infarto es hasta un 60% menor entre bebedores moderados en comparación con los grandes bebedores o los abstemios. Además, el consumo moderado de alcohol eleva los niveles de colesterol bueno, lo que reduce los riesgos de desarrollar patologías cardiovasculares.

Se ha relacionado también el consumo moderado de alcohol con un retraso en la aparición de la menopausia y, en el caso de la cerveza, hay que destacar que en esto podrían influir los fitoestrógenos que contiene, cuya estructura química es similar a la de los estrógenos naturales, y que serían responsables, según algunos especialistas, de un retraso de unos dos años en la llegada de la menopausia de aquellas mujeres que consumen cerveza con moderación.

Polifenoles

Estas sustancias, con propiedades antioxidantes, y que forman parte de la composición de frutas y verduras, el aceite de oliva y el , también están presentes en bebidas fermentadas, como el vino y la cerveza. Entre sus propiedades, destaca la capacidad de los polifenoles para retrasar el envejecimiento celular y reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Maltodextrinas

Se trata de carbohidratos que se metabolizan lentamente y liberan poco a poco unidades de glucosa en la sangre. Gracias a esta liberación lenta no se produce un pico elevado y puntual de glucosa en sangre, lo que evita que aparezcan episodios de hiperglucemia o hipoglucemia. Por este motivo, la cerveza, y especialmente la que no contiene alcohol, es una bebida muy recomendada para deportistas.

Actualizado: 20 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1
de cada 3 pescados consumidos en España podría transmitir el anisakis
'Fuente: 'Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)''

PUBLICIDAD