PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
La dieta del verano
En cuanto el calor aprieta estamos más tiempo fuera de casa, nos apetecen alimentos fríos y no queremos pasarnos el día cocinando. Toma nota de nuestros consejos para comer sano estas vacaciones.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Alimentos de riesgo en verano

Las altas temperaturas nos pueden jugar una mala pasada con ciertos alimentos, ya que son el cultivo ideal para el desarrollo de infecciones alimentarias, tales como la salmonella, la toxina botulínica o la desgraciadamente famosa Escherichia coli. Para evitarlas:

  • Presta especial atención al huevo y a los alimentos preparados con él (mayonesas, flanes, natillas, claras a punto de nieve). Utiliza sólo huevos convenientemente envasados, etiquetados y adquiridos en establecimientos autorizados. Consérvalos en el frigorífico desde su adquisición hasta el momento en el que se vayan a utilizar. En ese momento, se debe lavar la cáscara y tener especial cuidado para que no caigan trozos de ésta ni en la clara ni en la yema.
  • Mayonesas. Utilizar huevos limpios y sin roturas y añádele unas gotas de limón o vinagre para favorecer su conservación. No la pongas sobre otros alimentos hasta que se hayan enfriado, con el fin de evitar un crecimiento de gérmenes. Si no te quieres complicar, lo mejor es comprarla ya elaborada.
  • Los productos lácteos y sus derivados (yogures, queso, helados, postres…) procura consumirlos pasterizados o con la indicación UHT y que estén guardados en frío.
  • Las ensaladas deben estar bien lavadas, puedes utilizar para desinfectarlas lejías aptas para el consumo.
  • Lava bien las frutas y verduras frescas y evita la contaminación cruzada con otros alimentos. Una solución es tomar las verduras cocidas y la fruta sin piel.
  • Mucho ojo a los pescados y carnes que se comen crudos (sushi, carpaccios, tartare), a los embutidos y a los fiambres.
  • Las carnes y pescados deben estar bien cocinados, especialmente, si los consumes fuera de casa.
  • Si vas a tomar marisco, cómpralo en un establecimiento de confianza y fíjate que cumpla con ciertas normas de higiene, asegúrate de que esté fresco y tómalo el mismo día.
  • Si viajas a un país exótico, valora la calidad del agua y si dudas, es mejor consumirla embotellada o tratarla con químicos aptos para el consumo.
  • Cuidado también con los hielos, bebidas preparadas, ensaladas, verduras o frutas que tomes crudas y que hayan podido estar lavadas. Las bacterias del agua no potable pueden ocasionarnos diarreas y malestares de estómago.

Actualizado: 5 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1
de cada 3 pescados consumidos en España podría transmitir el anisakis
'Fuente: 'Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)''

PUBLICIDAD