PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Comidas picantes
Las comidas picantes son muy saludables por su poder antioxidante y antiinflamatorio. Sin embargo, el picante debe consumirse con moderación, y las personas con problemas digestivos deben evitarlo.
Escrito por Leire Moneo, Periodista experta en alimentación

Beneficios de la comida picante para la salud y contraindicaciones

Más allá de un toque de distinción en algunas recetas y de una excitante experiencia gastronómica, el picante puede presumir, además, de tener numerosos beneficios para la salud, siempre y cuando se tome con moderación. Y esa moderación se traduce, según los expertos, en tres comidas picantes a la semana.

Las bondades terapéuticas del picante pasan por su alto contenido en vitaminas y su poder antioxidante y antiinflamatorio. “Tradicionalmente los picantes naturales han sido utilizados para estimular la circulación sanguínea, promover la sudoración, y mejorar la digestión, sin pasar por alto que por sus propiedades fungicidas, bactericidas, antisépticas y antiinflamatorias, se aconsejan como conservantes de alimentos para así evitar toxiinfecciones alimentarias, así como apoyo terapéutico para resfriados o dolor, para prevenir la parasitación intestinal, etcétera”, asegura Estrella Alborch, dietista y nutricionista de iNutralia.

Posible poder anticancerígeno y adelgazante del picante

Algunos de los mitos más extendidos del picante son sus posibles poderes anticancerígenos y adelgazantes, unas virtudes que, aunque están basadas en argumentos válidos, no están científicamente demostradas en los seres humanos. A pesar de ello, “sí existen diferentes estudios que han conseguido relacionar algunos componentes de los picantes, como el gingerol del jengibre, o la curcumina presente en mostaza o curry, con una disminución de la propensión a padecer algunos tipos de cáncer como el colorrectal o de las vías urinarias. Pero, a día de hoy, no se tienen evidencias científicas suficientes como para poder afirmarlo”, matiza la nutricionista.

El mito del poder adelgazante del picante se basa en su capacidad para estimular la circulación sanguínea, “lo que provoca un aumento de la sudoración y, por lo tanto, el gasto energético metabólico se ve ligeramente aumentado, pero lo cierto es que estas reacciones corporales no son suficientes para poder afirmar que las comidas picantes adelgazan, o que son quema grasas”, asegura Estrella Alborch, quien reitera que “no existen evidencias científicas que confirmen dichas hipótesis”.

Contraindicaciones del picante

A pesar de sus virtudes, el picante es un mal compañero de viaje para ciertos comensales, ya que puede agudizar algunas enfermedades crónicas y determinados problemas de salud. “El picante no debe prohibirse en ninguna dieta, ya que para cualquier persona sana los condimentos picantes pueden mejorar la digestión y reducir determinadas dolencias. Sin embargo, deben evitarlos quienes padecen úlcera de estómago, gastritis, dispepsia, acidez de estómago, colon irritable, o cualquier otra afectación del aparato digestivo. Además, deben evitarse en caso de hemorragias digestivas, patologías hepáticas o urinarias, así como en las personas con hemorroides”, explica la nutricionista Estrella Alborch, quien matiza que “esta recomendación no significa que los condimentos picantes puedan producir este tipo de dolencias, sino que podrían agravar sus síntomas”.

Por todo ello, la moderación se convierte en el consejo más eficaz para lograr que el picante sea un buen aliado y no un obstáculo en nuestra salud. Y es que, “cualquier alimento consumido en gran exceso, no está exento de riesgos para nuestra salud”, recuerda la especialista.

Actualizado: 20 de Abril de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Leire Moneo

Periodista experta en alimentación
Leire Moneo

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1
de cada 3 pescados consumidos en España podría transmitir el anisakis
'Fuente: 'Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)''

PUBLICIDAD