PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Bruselas reducirá el número de productos que pueden anunciarse como beneficiosos para la salud

Productos beneficiosos para la salud

01 de Agosto de 2011

La Comisión Europea pretende limitar significativamente la cantidad de productos que emplean como reclamo publicitario el hecho de proporcionar beneficios para la salud, con el fin de evitar confusión y engaños a los consumidores. Para conseguirlo, antes de finales de este año presentará una nueva lista, que seguirá las recomendaciones de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Los expertos de la EFSA comenzaron un estudio sobre las supuestas propiedades saludables de 2.758 alimentos en 2008, y han comprobado que la mayoría ofrecen una información en sus etiquetas o publicidad que, al menos por el momento, no se corresponde con evidencias científicas, lo que no significa que en un futuro no se pueda demostrar que efectivamente poseen los beneficios que declaran tener, momento en el que se podría revisar su calificación.

La nueva norma pretende que las propiedades saludables de los productos comercializados en Europa estén avaladas científicamente, y evitar que se cometan fraudes

La nueva norma, cuya entrada en vigor se prevé para 2012, y que será de obligado cumplimiento, pretende que las propiedades saludables de los productos que se comercialicen en el mercado europeo estén avaladas científicamente y evitar los fraudes. De esta forma, se garantiza que no se pongan en el mercado productos que, por el hecho de contener determinadas sustancias en su composición, prometan que su consumo implica ciertos efectos beneficiosos que no hayan sido comprobados.

La industria alimentaria dispondrá de un plazo de seis meses para retirar del etiquetado de sus productos aquellas propiedades que la Comisión haya descartado por no haber quedado demostrada su efectividad.

No obstante, Frédéric Vincent, portavoz comunitario de Salud, ha precisado que el hecho de que se elimine una propiedad de la lista significa que no están probadas sus supuestos beneficios, y en absoluto quiere decir que el producto resulte perjudicial para la salud, porque en ese caso se retiraría inmediatamente del mercado.

Hasta ahora, de las 44.000 propiedades de salud que han presentado los estados miembros para que Bruselas las compruebe, la lista ha quedado reducida a 4.600.

Fuente: EUROPA PRESS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD