PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Platos de cuchara saludables
El uso de ingredientes con mayor contenido de grasa (embutidos, carnes) ha relegado a los típicos platos de cuchara a un segundo plano en la gastronomía saludable. Descubre alternativas para hacerlos más equilibrados.
Escrito por Raquel Bernácer, Dietista-nutricionista

Consejos para hacer los platos de cuchara más saludables

La consistencia de estos platos y la abundancia de ingredientes utilizados hacen que se perciban como platos no muy recomendables si se tiene que cuidar el peso o el colesterol. Sin embargo, las características propias de estos platos, ricos en verduras, legumbres y tubérculos, con pequeñas proporciones de carnes o pescados los convierten en deliciosas opciones saludables para los días de invierno.

No hay que olvidar que, antiguamente, estos platos servían en las épocas frías para reconfortar y aportar energía durante la escasez de alimentos propia del invierno. Sin embargo, es cierto que pueden mejorarse desde el punto de vista nutricional en los casos en los que se deba controlar la ingesta de grasas o energía. Veamos algunos ejemplos:

  • Lentejas (legumbres) estofadas

    Lentejas (legumbres) estofadas

    En la elaboración de las lentejas es muy habitual utilizar chorizo, jamón o panceta para darle sabor al plato, y quitarles estos ingredientes puede destrozarlo desde el punto de vista gastronómico. Sin embargo, sustituir el jamón por un trozo de su hueso, el chorizo por pimentón y especias o la panceta por un buen chorro de aceite de oliva virgen, hará que tengamos un plato muy logrado y, además, con un perfil de grasas de mejor calidad. Añadir diferentes tipos de verduras incrementará el aporte de fibra y fitonutrientes.

  • El potaje de cuaresma

    El potaje de cuaresma

    Creado a partir de garbanzos, espinacas y bacalao, es un plato típico de la cuaresma cristiana que, ya de por sí, es exquisitamente saludable. La combinación de verduras, legumbres y pescado blanco aporta proteínas de alto valor biológico, así como el uso de aceite de oliva virgen extra, grasas saludables. En este caso, pocas modificaciones dietéticas se pueden hacer, aunque sí que podemos recomendar disfrutar de él durante todo el invierno, y no sólo en cuaresma.

  • Cocido

    Cocido

    Posiblemente el plato de cuchara estrella durante el invierno. Debido a su gran variedad regional, es posible encontrar multitud de recetas y variantes. En este caso, es muy habitual utilizar partes grasas del cerdo o embutidos como panceta, morcilla, chorizo o butifarra (dependiendo de la región), piezas de ternera, gallina, pollo. Nuevamente, eliminar los alimentos más grasos quitará la gracia al plato, aunque puede solventarse potenciando el uso de gallina y pollo, para dar sabor, hierbas como el laurel o el apio, y partes magras de ternera o huesos de jamón o rodilla. Todo ello, por supuesto, aderezado con un buen aceite de oliva virgen.

  • Estofado de ternera

    Estofado de ternera

    El secreto de este plato es utilizar una buena carne que sea tierna y sabrosa. En este caso, aumentar la proporción de verduras y reducir el de carne permitirá un mejor equilibrio en el aporte de hidratos de carbono y proteínas de origen animal, de las cuales abusamos en la cultura occidental.

  • macedonia

    Y un último consejo

    Para completar el menú los días que se preparan este tipo de platos, nada mejor que un entrante a base de una ensalada sencilla preparada con hortalizas de temporada o un postre a base de fruta, macedonia o yogur. De esta manera, habremos aportado una gran cantidad de nutrientes saludables a nuestra dieta.

Actualizado: 6 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

80%
de los españoles no toma un desayuno equilibrado y saludable
'Fuente: 'II Estudio Lidl-5 al día sobre los Hábitos del Desayuno en España''

PUBLICIDAD