PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
El huevo
Nutritivo y versátil en la cocina, el huevo hace las delicias de grandes y pequeños, sin embargo, le persigue la mala fama de ser sospechoso de subir el colesterol. Damos vuelta y vuelta a los falsos mitos que le rodean.
Escrito por Raquel Bernácer, Dietista-nutricionista

Cualidades saludables del huevo

Según los datos de la ‘Valoración de la Dieta Española de acuerdo al Panel de consumo Alimentario’, recientemente publicado por la Fundación Española de Nutrición, el consumo de huevos se ha visto reducido desde el año 2006, pasando de 4,3 unidades semanales a 3,7, seguramente debida a la creencia de que el huevo es poco saludable debido al alto contenido en colesterol. Sin embargo, esta creencia no está justificada, puesto que para los niveles de colesterol sanguíneos es mucho más importante el consumo de grasas saturadas que de colesterol dietético.

El huevo puede consumirse entre cuatro y cinco veces por semana si se trata de una persona sana, y hasta tres veces por semana si se tiene colesterol elevado. Los motivos para fomentar su consumo son numerosos:

  • Precio asequible en comparación con su elevado valor nutricional.
  • Proteínas de alto valor biológico, que pueden ser interesantes en aquellos colectivos con necesidades nutricionales donde la demanda de proteínas es elevada.
  • Su contenido en hierro lo hace especialmente indicado en aquellas personas con anemia ferropénica.
  • Contenido importante en micronutrientes, como el selenio, el zinc y las ya comentadas vitaminas A, D y E. En algunos grupos de población puede existir deficiencia de estos micronutrientes, y el huevo puede cumplir un papel importante en la mejora del estado nutricional de estas personas.
  • Presencia de vitaminas del grupo B: B9, B1, B2, niacina y B12.

Estas características nutricionales lo hacen especialmente indicado en grupos de población que necesitan aporten nutricionales extra, como pueden ser los niños y las mujeres embarazadas. En el caso de los más pequeños, es recomendable introducir la yema de huevo a partir de los 7-8 meses, y entero a partir del año, preferiblemente pasado por agua, duro o en tortilla.

En el caso de las mujeres embarazadas, el huevo es un alimento que no debe faltar, junto con otros proteicos como el pescado, las aves y las carnes rojas en moderación. Pese a todo, es importante asegurarse de que el huevo está bien cocinado, de forma que se reduzca el riesgo de salmonelosis y se desactiven los factores antinutritivos.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1
de cada 3 pescados consumidos en España podría transmitir el anisakis
'Fuente: 'Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)''

PUBLICIDAD