PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

El resveratrol activa la reparación del ADN

El resveratrol, un ingrediente del vino tinto con propiedades antioxidantes al que se le atribuyen beneficios para la salud, es capaz de activar una antigua respuesta evolutiva al estrés en células humanas, según un estudio.
Una joven sostiene una copa de vino tinto

El consumo de resveratrol puede mejorar la respuesta al estrés celular

30 de Diciembre de 2014

El resveratrol, un ingrediente del vino tinto con propiedades antioxidantes al que se le atribuyen numerosos beneficios para la salud, tiene la capacidad de activar una antigua respuesta evolutiva al estrés en células humanas, según ha revelado un nuevo estudio realizado en el Instituto de Investigación Scripps (TSRI) de La Jolla, en California (EE.UU.).

El resveratrol es un polifenol que producen las uvas, los granos de cacao y algunas plantas, como la Fallopia japonica, en respuesta a situaciones de estrés como sequía, infecciones, o la radiación ultravioleta. Los científicos ya habían descubierto que esta sustancia previene la diabetes en ratones obesos, e incrementa significativamente la resistencia de los ratones sanos cuando realizan ejercicio sobre ruedas.

En el nuevo estudio, que se ha publicado en Nature, los investigadores realizaron diversas pruebas uniendo el resveratrol a una enzima ARNt sintetasa denominada TyrRS, que en experimentos anteriores se había observado que desempeñaba un papel protector de respuesta al estrés, por lo que pensaron que podría potenciar la función del resveratrol.

El resveratrol, al unirse al núcleo de TyrRS, activa la proteína PARP-1, un factor clave de respuesta al estrés y de reparación del ADN, que influye en la esperanza de vida

Los científicos comprobaron que el resveratrol, al unirse al núcleo de TyrRS, activa la proteína PARP-1, un factor clave de respuesta al estrés y de reparación del ADN que se cree que influye significativamente en la esperanza de vida. Para confirmar dicha interacción, los autores del trabajo administraron a los ratones una inyección de resveratrol.

Los resultados del ensayo mostraron que es posible activar la vía TyrRS-PARP-1 con dosis mil veces menores de resveratrol de las que se habían empleado en estudios anteriores, por lo que, como ha explicado Mathew Sajish, uno de los responsables del estudio, el consumo moderado (un par de copas) de vino tinto –rico en resveratrol– podría ser suficiente para generar un efecto protector a través de esta vía.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD