PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Edulcorantes
Incluir edulcorantes en la dieta diaria en sustitución del azúcar podría contribuir a frenar la epidemia de obesidad que se extiende por los países desarrollados. Descubre sus tipos y los mitos que los rodean.
Escrito por Raquel Bernácer, Dietista-nutricionista

Recomendaciones de consumo de edulcorantes

Ante determinados problemas de salud como el sobrepeso, la obesidad o la diabetes, el uso de edulcorantes artificiales puede ser útil al mejorar la adherencia a la pauta alimentaria que se ha establecido para el tratamiento y control de la enfermedad. Por otro lado, además de permitir reducir la cantidad de calorías ingeridas, los edulcorantes acalóricos resultan útiles en el control del azúcar en sangre (muy interesante para los diabéticos) y en la prevención de la caries dental.

Los edulcorantes sustituyen parte o todo el azúcar como ingrediente, de forma que el alimento tendrá menos calorías. Hay que señalar a este respecto que uno de los errores más comunes que se cometen a la hora de consumir alimentos ‘light’ es ingerir más cantidad de la ración recomendada. Sin embargo, los alimentos ‘light’ están pensados para, con la misma ración de consumo habitual, aportar una cantidad significativamente menor de energía, como mínimo un 30% de la energía del alimento original, pero si se toma ración doble no se conseguirán los objetivos deseados.

Recomendaciones diarias de edulcorantes

Existen unas cantidades de consumo de edulcorantes consideradas como seguras, que dependen del peso de la persona que lo vaya a ingerir. Según los datos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) las recomendaciones máximas de consumo son:

  • Acesulfame K: 9 mg por kilo de peso.
  • Aspartamo: 40 mg por kilo de peso.
  • Ciclamato: 7 mg por kilo de peso.
  • Sacarina: 5 mg por kilo de peso.
  • Sucralosa: 15 mg por kilo de peso.
  • Estevia: 4 mg por kilo de peso.

Una de las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de introducir los edulcorantes en nuestra dieta es que el paladar puede acostumbrarse a los alimentos dulces, de esta manera cuando no tengamos a mano algún producto edulcorado, inconscientemente se tenderá a elegir productos con un alto contenido en azúcar, ya que al fin y al cabo proporcionará una sensación similar en las papilas gustativas.

Existe un edulcorante que no debe ser consumido por un grupo concreto de población. Se trata del aspartamo, un edulcorante que contiene fenilalanina, un aminoácido que puede ser letal para las personas que padecen una enfermedad rara hereditaria llamada fenilcetonuria. Así pues, los alimentos que utilizan aspartamo como edulcorante, deben indicar obligatoriamente una frase de advertencia que diga “fuente de fenilalanina”.

Actualizado: 27 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

80%
de los españoles no toma un desayuno equilibrado y saludable
'Fuente: 'II Estudio Lidl-5 al día sobre los Hábitos del Desayuno en España''

PUBLICIDAD