PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Mermeladas y confituras
Apartadas en muchas ocasiones de la alimentación habitual por su alto contenido en azúcar, las mermeladas y confituras son productos que, consumidos con moderación, pueden alegrarnos las mañanas.
Escrito por Raquel Bernácer, Dietista-nutricionista

Usos de la mermelada en la cocina

Tradicionalmente las mermeladas se han hecho de frutas (ciruelas, melocotón, fresas, moras, naranja…), pero de un tiempo a esta parte han proliferado las versiones de verduras para combinar con platos salados: mermelada de tomate, cebolla, pimiento, puerros… Las opciones se amplían y la posibilidad de combinarlas con carnes, pescados e inclusos quesos facilita la elaboración de menús más diversos.

Algunas ideas para utilizarlas en la cocina, a parte de en el tradicional desayuno, son:

  • Aperitivos: desde el clásico foie con mermelada de tomate a una tabla de quesos con mermelada de cebolla caramelizada o de puerros.
  • Platos principales: las mermeladas de hortalizas quedan estupendamente con las carnes. Las hamburguesas hechas en casa con ingredientes de calidad aceptan muy bien cualquier mermelada de hortalizas, como el tomate, pimiento verde o incluso calabaza. Pero además de hamburguesas, podemos estar hablando de solomillos, chuletas o lomo, donde la mermelada añadirá un punto de jugosidad extra.
  • Repostería: quizás el uso más tradicional, además del desayuno, pero no por ello menos importante. Las mermeladas pueden elevar a la quinta potencia el bizcocho más humilde o la magdalena más seca. Rellenarlos con nuestro sabor favorito los hará diferentes y más especiales si la mermelada la hacemos nosotros. ¿Qué cómo? Sigue leyendo…

Cómo hacer mermelada casera

Hacer mermelada casera es relativamente sencillo. Únicamente necesitamos fruta madura y azúcar, además de los recipientes adecuados para calentarla y envasarla. Algunos consejos para hacer conservas de fruta en casa son:

ómo hacer mermelada casera
Para realizar mermelada casera se aconseja seleccionar frutas con alto contenido en pectina para que gelifique.
  • Esterilizar en agua hirviendo durante 15 minutos los botes en los que se vaya a hacer la conserva. Escurrirlos boca abajo en un paño limpio.
  • Seguir los pasos de la receta elegida (en función de la fruta y la cantidad que queramos hacer) y añadir la cantidad de azúcar que ésta indica.
  • Utilizar frutas con alto contenido en pectina (naranjas, limones, pomelos, albaricoques), para que ésta gelifique. La pectina también se encuentra en la piel, con lo que es bueno ponerla en el momento de la cocción.
  • Comprobar el punto de cuajado de forma periódica para evitar la sobre-cocción. Para ello se puede utilizar un termómetro apto para altas temperaturas o disponer una gota de mermelada en un plato. Si ésta no se extiende y queda en su lugar, es que la mermelada está a punto.
  • Remover con frecuencia para evitar que se pegue.
  • Guardar los frascos bien cerrados herméticamente y marcados con la fecha. Las mermeladas pueden aguantar en el congelador hasta un año.

Actualizado: 14 de Noviembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

80%
de los españoles no toma un desayuno equilibrado y saludable
'Fuente: 'II Estudio Lidl-5 al día sobre los Hábitos del Desayuno en España''

PUBLICIDAD