PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Cómo comprar verdura
Desde dónde es mejor adquirir verduras o en qué características de su aspecto debes fijarte, a cómo conservarlas, aquí tienes una guía con los mejores consejos para no fallar en la compra de vegetales.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Fíjate en el aspecto de la verdura

A la hora de acudir a comprar verduras, es fundamental que nos fijemos en su pinta, en el aspecto externo que nos entra por los ojos. Para ello, fíjate en que cumplan las siguientes características para asegurarte de estar comprando vegetales de calidad:

  • Los productos deben venderse enteros, sanos, limpios, sin humedad, olores, colores o sabores extraños.
  • En las verduras que tengan hojas (puerros, lechugas, espinacas, alcachofas, acelgas…) evita las que estén amarillentas, blandas o las que tienen hojas rotas. Piensa en las hojas de una planta cualquiera y cómo te gustaría que estuviesen, tiernas, intactas y de color verde uniforme y brillante.
  • Las más blandas, tipo berenjena, remolacha o tomate, deben ser pesadas y tener la piel lisa y sin defectos. No aceptes los géneros que estén demasiado blandos, con partes hendidas o con manchas marrón oscuro en la piel.
  • Las que son más duras como el calabacín, el pepino, la zanahoria o las patatas deben tener la piel firme, sin magulladuras y con un color vivo. Rechaza las que tengan cortes, arrugas, los extremos marchitos o demasiados brotes. En el caso de los espárragos, tienen que tener las puntas cerradas y las yemas compactas, su tallo debe ser tierno y de color verde brillante. No compres los que tienen las puntas abiertas o extendidas o los tallos con estrías o con tierra entre las escamas del tallo.
  • Las que tienen flores, como la coliflor, el repollo o el brócoli, éstas deben ser pequeñas y compactas (que no estén muy abiertas). Su tallo no debe ser demasiado grueso o duro. Si tienen manchas, partes blandas o acuosas, deséchalas.

Actualizado: 9 de Marzo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD