PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Cómo comprar carne
Tanto si te acabas de independizar, como si eres un ama de casa experimentada, te conviene repasar los aspectos básicos en los que debes fijarte cuando vayas a comprar carne, para hacerlo con garantías.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Al llegar a casa con la carne

A continuación, detallamos algunos consejos para que sepas cómo has de conservar la carne una vez comprada cuando llegas a casa, existen dos opciones que son las más comunes, guardarlas en el frigorífico, si pensamos que las vamos a preparar en los próximos días, o en el congelador, si vamos a tardar algo más de tiempo y no queremos que se nos estropee:

En el frigorífico, la carne fresca aguanta poco tiempo, entre dos y cuatro días. Si se trata de carne picada, deberás prepararla o consumirla cuanto antes, ya que su riesgo de alteración es mucho mayor. En cuanto a las aves, si son piezas enteras, no dejes que transcurran más de seis días sin prepararlas; si se trata de pechugas, muslos, alas o contramuslos no dejes que pasen más de cinco días.

En congeladores con temperaturas por debajo de los 18 grados bajo cero, la carne se conservará perfectamente durante varios meses. Eso sí, intenta que estén bien tapados y no entren en contacto con otros alimentos, en especial con pescado, pues podría alterar el sabor.

Lo más recomendable es guardarlos con el embalaje con el que vienen o en film transparente, se conservarán mejor las piezas enteras que separadas en filetes y no se aconseja guardarlas en bolsas de plástico. Ten en cuenta que cuando rompas la atmósfera protectora o el sellado al vacío, deberás consumir la carne rápidamente. No optes por el papel de aluminio para almacenar la comida en el congelador, pues luego será difícil retirarlo sin que queden pequeños trozos.

Para que no se rompa la cadena del frío, lo primero que debes hacer nada más llegar de la compra es refrigerar la carne; en cambio para descongelarla lo mejor es que lo hagas de forma lenta, es decir, que pase primero por la nevera. Evita el descongelado en microondas. Así permanecerá el máximo sabor y ternura.

Actualizado: 29 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD