PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Cómo comprar fruta
Tener un frutero repleto de colores y sabores, con las mejores frutas de temporada y las más saludables, y, además, que no se resienta tu bolsillo, es posible. Te contamos cómo hacer la compra perfecta.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Cómo conservar la fruta

Según la norma general de etiquetado, las frutas que se venden sueltas quedan excluidas de mencionar una fecha límite, bien sea de caducidad o de consumo preferente. Para las frutas que te aguanten en perfectas condiciones entre una y dos semanas, guárdalas sueltas en los diferentes cajones de la nevera, evita guardarlas con la bolsa en la que las introduces en el supermercado o las que te da el frutero pues se estropearán antes.

Antes de guardarlas en la nevera, quítale las hojas o las partes que no se van a consumir para amortizar espacio y para evitar que se deterioren más rápido. Lo mejor es que las almacenes enteras y no cortadas en trozos, pues pierden su frescura y pueden llegar a secarse u oxidarse.

  • Eso sí, aquellas muy aromáticas como las fresas, envuélvelas en un paño húmedo para que no desprendan su aroma.
  • Las que sean muy delicadas como las grosellas, moras o frambuesas, ponlas en envases agujereados y de forma que no puedan ser aplastadas por otras frutas.
  • Los albaricoques y la piña es mejor mantenerlos en bolsas de plástico agujereadas.
  • Cuando abras un melón o una sandía, es conveniente taparlo con un film transparente para evitar que se sequen, pues están compuestos en su mayoría por agua.

Para aquellas frutas que todavía no estén del todo maduras, déjalas en la terraza o en un poyete de una ventana al aire libre, lejos de fuentes de calor directas (hornos, calentadores de agua, radiadores o la luz del sol directa). El calor, acelerará el proceso de maduración de la fruta. Si por el contrario ves que algún género está demasiado maduro, pero todavía se puede comer, aprovéchalo para hacer unos ricos batidos, compotas o purés.

Recuerda sacar la pieza de fruta del frigorífico unos minutos antes, pues si está muy fría puede provocarte sensibilidad dental al morderla.

Actualizado: 31 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD