PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Cómo comprar marisco
En fechas navideñas, langostinos, almejas y bogavantes están de moda en nuestras mesas. Te mostramos cómo ahorrar al comprar marisco y cómo elegir las mejores piezas en función del plato que cocines.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Advertencias sobre el marisco

Si tienes pensado que algunos de los platos que vas a ingerir estos próximos días sea marisco, es importante que tengas en cuenta algunas advertencias que te ahorrarán la visita al hospital, pues a más de uno el consumo de marisco le habrá jugado una mala pasada. Para que no te ocurra a ti, toma nota de las siguientes advertencias sobre el marisco:

  • Para no equivocarte con su compra, hay una regla fácil de recordar, fíjate en los meses que contienen la letra “r” (de septiembre a abril), ya que su ciclo reproductor es de mayo a agosto y durante esta época su pesca está prohibida.
  • El hecho de usar el limón para eliminar las bacterias del marisco es un error. El limón sólo adereza el marisco no destruye las bacterias. Para consumir marisco en buen estado, nunca debemos romper la cadena de frío, hay que conservarlo en el frigorífico como máximo dos días, o congelarlo si se va a tardar más en comerlo.
  • El marisco, especialmente el calamar y la sepia conservados en su tinta, suelen acumular metales pesados (cadmio, plomo, mercurio) que serán ingeridos junto con el alimento, punto que puede ser problemático en poblaciones susceptibles (embarazadas, niños o ancianos). Aunque los niveles de metales estén regulados y controlados, este grupo poblacional deberá moderar su consumo.
  • Algunas personas tienen prohibida su ingesta, es el caso de los alérgicos al marisco, de aquellos que padecen exceso de ácido úrico, o los pacientes con hipertensión arterial e insuficiencia renal crónica que tengan indicada una dieta hiposódica estricta. Todos ellos deben abstenerse de comer marisco.

Actualizado: 30 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD