Google+
YouTube

Dieta y nutrición

Dieta para la gota
Escrito por Raquel Bernácer, dietista y nutricionista
Si padeces ataques de gota con frecuencia te contamos cómo modificar tu dieta, reducir al máximo el aporte de purinas y otras pautas alimentarias que debes tener en cuenta para controlar tu hiperuricemia.

Menú bajo en purinas para pacientes de gota

A continuación te presentamos dos ejemplos de menús, uno para la fase aguda de la enfermedad y otro para cuando te encuentres en la fase de recuperación.

 

Menú bajo en purinas

Indicado en la fase aguda de la enfermedad.

Desayuno

  • Un vaso de leche semidesnatada con azúcar y cacao en polvo.
  • 2 rebanadas de pan con margarina y mermelada.
  • 1-2 kiwis

Media mañana

  • 1 puñadito de nueces.
  • 1 zumo de frutas natural.

Comida

  • Gazpacho con picatostes.
  • Lasaña de verduras gratinada con queso.
  • 2-3 albaricoques.

Merienda

  • 3-4 palitos de pan.
  • 2 quesitos desnatados.

Cena

  • Sopa de verduras y arroz.
  • Tortilla francesa con tomate fresco aliñado.
  • Un yogur desnatado.

Menú moderado en purinas

Indicado en la fase de recuperación de la enfermedad.

Desayuno

  • Un vaso de leche semidesnatada con azúcar y cacao en polvo.
  • 1 rebanada de pan con aceite, tomate y queso semi.
  • 1 melocotón.

Media mañana

  • 1 minibocadillo de pechuga de pavo.
  • 1 cortado.

Comida

  • Ensalada fresca de patatas y hortalizas.
  • Lenguado a la plancha con panaché de verduras.
  • 1 trozo de sandía.

Merienda

  • 1 yogur desnatado.

Cena

  • Crema fría de calabaza.
  • Wok de tallarines, verduras y pechuga de pollo.
  • 2-3 ciruelas.
 
Actualizado: 12/03/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Montse Folch

Autora de 'Frutoterapia'

"Tomando una manzana diaria se reduce un 30% el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares"

 

x2se multiplica el riesgo cardiovascular en diabéticos con una dieta alta en sal

Un estudio revela la necesidad de que los pacientes con diabetes tipo 2 sigan dietas bajas en sodio para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Fuente: 'Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism'

 

PUBLICIDAD