PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Comer tomates reduce el riesgo de cáncer de mama

Un estudio revela que el consumo habitual de tomate eleva el nivel de una hormona que regula los niveles de grasa y azúcar en la sangre, y reduce el riesgo de cáncer de mama en las mujeres posmenopáusicas.
Comer tomates reduce el riesgo de cáncer de mama

Adereza tu ensalada con tomates

27 de Diciembre de 2013

Diversos estudios ya habían revelado que el consumo de tomate reducía el riesgo de desarrollar cáncer de próstata o de sufrir un ictus, gracias a uno de sus componentes, el licopeno. Ahora, los resultados de una nueva investigación señalan que incluir tomate en la dieta diaria también es muy beneficioso para las mujeres posmenopáusicas, ya que disminuye el riesgo de que padezcan cáncer de mama.

Según dicho estudio, publicado en Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, la ingesta frecuente de tomate provoca un efecto positivo sobre el nivel de hormonas que desempeñan una función importante en la regulación del metabolismo de la grasa y el azúcar.

El estudio analizó el efecto que tenían las dietas ricas en tomate y soja en un grupo de 70 mujeres posmenopáusicas. Antes de comenzar el estudio las participantes estuvieron dos semanas sin consumir ni tomate ni soja. Después, las mujeres comieron a diario productos que incluían como mínimo 25 miligramos de licopeno durante un periodo de diez semanas. Y durante otro periodo, también de dos semanas, comieron 40 gramos diarios de proteína de soja.

La dieta rica en tomate elevó un 9% el nivel de adiponectina, una hormona involucrada en la regulación de los niveles de grasa y azúcar en sangre

Los investigadores comprobaron que cuando las voluntarias siguieron la dieta rica en tomate subieron un 9% sus niveles de adiponectina, una hormona involucrada en la regulación de los niveles de grasa y azúcar en sangre. La dieta rica en soja, por su parte, se asoció a una disminución de los niveles de adiponectina.

Los autores del trabajo han explicado que los resultados obtenidos refuerzan la importancia de consumir frutas y verduras –ricas en nutrientes esenciales, vitaminas, minerales y fitoquímicos como el licopeno–, al menos las cantidades diarias recomendadas, porque contribuyen a prevenir el cáncer de mama en una población de riesgo como lo son las mujeres posmenopáusicas, y en especial aquellas con un mayor índice de masa corporal.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''