PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Nutrición y enfermedades neurodegenerativas
Te contamos qué nutrientes nos pueden ayudar a mantener la salud de las estructuras nerviosas implicadas en el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como la esclerosis, el alzhéimer o el párkinson.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Componentes dietéticos para proteger las neuronas

Los componentes dietéticos que en la actualidad han demostrado en diversos estudios tener un efecto beneficioso en las enfermedades neurodegenerativas son:

  • Glucosa. La glucosa es el hidrato de carbono más simple en el que se puede descomponer cualquier alimento. Y también es el alimento fundamental para el cerebro que, podríamos decir, es un poco sibarita en cuanto a dieta se refiere y no está acostumbrado a usar cualquier nutriente, ya que su preferido es el que más rápidamente produce un mayor rendimiento energético, es decir, la glucosa. Por ello, es conveniente que no falten hidratos de carbono en nuestra dieta.
    Fuentes de glucosa: mejor aquellos que van pasando a la sangre y se pueden utilizar de forma lenta y progresiva. En forma de cereales, patatas, leguminas, hortalizas, etcétera. Cuidado, porque el exceso no es recomendable, así que es buena idea aumentar, si está bajo, o mantener, si es elevado, el uso de productos dulces y azucarados.
  • Fosfolípidos, entre los que destacan la fosfatidilcolina y fosfatidilserina. Son moléculas que contienen grasas, alguna partícula de fósforo, inositol y colina, y forman parte de las paredes celulares, incluidas las neuronas.
    Fuentes de fosfolípidos: como uno de sus principales componentes son los lípidos se encuentran principalmente en alimentos grasos: hígado, sesos, corazón, yema de huevo.
  • Antioxidantes. Dentro de este grupo, principalmente se está trabajando sobre las vitaminas E, C, y provitamina A o betacaroteno. Está claro que uno de los procesos que deterioran el tejido neuronal es la inflamación que se produce en estas enfermedades. Precisamente en la mejora de dicha inflamación es donde más van a incidir los componentes antioxidantes de la dieta, controlando y evitando estos procesos.
    Fuentes de antioxidantes: la vitamina E se encuentra principalmente en aceites de semillas, frutos secos y yema de huevo. La Vitamina C y A están presentes en frutas, hortalizas y verduras coloreadas. Cuanto más color, mejor. Así la zanahoria, naranja, kiwi, tomate, fresas, espinacas… son buenos ejemplos de contenido vitamínico. Cuidado con su destrucción por calor, luz solar o retirada de agua de cocción.
  • Colina. Además de formar parte de los fosfolípidos, sirve para fabricar acetilcolina, neurotransmisor implicado en la memoria, por lo que su implicación en estas dolencias es doble. Además, un consumo adecuado por parte de las mujeres gestantes durante el embarazo previene posibles defectos del tubo neuronal del bebé.
    Fuentes de colina: se encuentra presente en yema de huevo, hígado, soja, carne, leche y cacahuete principalmente.
  • Acido fólico, piridoxina, cianocobalamina. Son vitaminas incluidas dentro del grupo B e intervienen en el buen funcionamiento del sistema nervioso. Su deficiencia puede provocar algunas alteraciones neurológicas. Durante el embarazo también está prescrita la suplementación de la madre con ácido fólico para la correcta formación neurológica de su bebé.
    Fuentes de vitaminas del grupo B: la vitamina B12 o cianocobalamina está en alimentos de origen animal: carne, pescado, lácteos y huevos. El ácido fólico está en verduras de hoja, levadura de cerveza, hígado. Vitamina B6 se encuentra ampliamente distribuida en la naturaleza y, por tanto, en alimentos de origen vegetal, cereales integrales y frutos secos.
  • Ácidos grasos poliinsaturados omega 3, especialmente ácido docosahexaenoico (DHA). Forman parte de las membranas celulares. De ahí que su carencia pueda producir fallos estructurales que afecten al funcionamiento de las neuronas.
    Fuentes de omega 3: esta grasa se encuentra principalmente en el pescado azul.
  • Uridina. Es una molécula que posee componentes que forman parte de la mielina que recubre parte de las neuronas y permite que se transmitan los impulsos nerviosos.
    Fuentes de uridina: hay cantidades significativas de uridina en carnes, pescados y legumbre.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD