PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Nutrición e insuficiencia renal
Si sufres insuficiencia renal, toma nota: unos simples cambios en tu dieta te permitirán mantener un buen estado nutricional y evitar la acumulación de sustancias tóxicas que el riñón no es capaz de eliminar.
Escrito por Redacción de Webconsultas,

Consejos nutricionales para la insuficiencia renal

Consejos nutricionales para la insuficiencia renal

El pan tostado es más recomendable en pacientes con insuficiencia renal porque tiene menos cantidad de agua.

Si padeces insuficiencia renal, aquí tienes algunos buenos consejos nutricionales para controlar tu dieta y tu enfermedad:

  • Tener en cuenta que los alimentos más ricos en potasio son las frutas, las verduras, las legumbres, los frutos secos y el cacao, y limitar su ingesta para evitar la hipopotasemia.
  • Cuando tome verduras, no olvide mantenerlas en agua tres horas antes de cocinarlas, y hervirlas después un par de veces eliminando el agua de la cocción. También es conveniente saltearlas después para reducir el contenido en agua.
  • Es mejor que tome pan tostado porque tiene una menor cantidad de agua.
  • No consuma productos integrales por su alto contenido en fósforo y potasio.
  • Evite tomar refrescos, aunque sean edulcorados, porque no eliminan correctamente la sensación de sed.
  • Controle el líquido total que puede ingerir al día, de acuerdo a las recomendaciones de su médico y compruebe, pesándose siempre en la misma báscula, que no aumenta de peso entre las sesiones de diálisis, porque podría deberse a una retención de líquidos.
  • Para seguir adecuadamente una dieta baja en sal, es importante no consumir alimentos preparados (salvo que la etiqueta indique expresamente que no contienen sal) como congelados cocinados, sopas y purés de sobre, conservas, embutidos… Evitar además las carnes y los pescados ahumados y los aperitivos envasados.
  • No se automedique. Tome únicamente los medicamentos indicados por el especialista que le trata, y en las dosis recomendadas por el mismo.
  • Practique ejercicio físico moderado (que no resulte agotador) con regularidad, como caminar y nadar.
  • Elimine el consumo de tabaco porque puede originar complicaciones cardiovasculares.
  • Acuda a un servicio de urgencias si nota síntomas como debilidad muscular, hormigueos y pesadez en los miembros o alteraciones en el ritmo cardiaco, porque podrían deberse a una elevación de los niveles de potasio en la sangre (hiperpotasemia). También en el caso de presentar dificultad respiratoria, que podría ser debida a un edema de pulmón por exceso de líquidos.
  • No se aísle socialmente y procure mantenerse activo. Si cree que lo necesita, solicite ayuda psicológica para sobrellevar los inconvenientes que generan la enfermedad y su tratamiento.
  • Si precisa un tratamiento de hemodiálisis debe vacunarse contra la hepatitis B. También son convenientes la vacuna contra la gripe, la antineumocócica (que previene aquellas enfermedades causadas por la bacteria Streptococcus pneumoniae, como la neumonía y la meningitis) y la antitetánica.
  • Después de una sesión de diálisis es normal que se sienta fatigado durante unas horas, por lo que se recomienda descansar. Tampoco debe conducir antes ni después de la diálisis.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD