PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Dieta para la gota
Si padeces ataques de gota con frecuencia te contamos cómo modificar tu dieta, reducir al máximo el aporte de purinas y otras pautas alimentarias que debes tener en cuenta para controlar tu hiperuricemia.
Escrito por Raquel Bernácer, Dietista-nutricionista

Gota y obesidad, pautas alimentarias

Se ha observado que en las personas obesas la hiperuricemia desencadena ataques de gota más frecuentemente que en personas con un peso normal. Por ello se recomienda modificar la alimentación e incrementar la actividad física en estos pacientes, con el objetivo de bajar de peso y alcanzar y mantener un peso saludable.

Esta pérdida de peso deberá ser lenta y gradual, evitando momentos de ayuno, ya que pueden desencadenar ataques agudos de gota al incrementarse los cuerpos cetónicos en sangre, componentes que el cuerpo sintetiza como combustible cuando faltan hidratos de carbono, pero que disminuyen la eliminación de ácido úrico.

Pautas alimentarias en la gota

Durante los ataques agudos de gota se recomienda disminuir al máximo el aporte de purinas y moderar el consumo de grasas, ya que éstas pueden inhibir la eliminación de ácido úrico, conduciendo a un aumento de éste en sangre.

La alimentación deberá basarse, sobretodo, en alimentos ricos en hidratos de carbono, como pan, arroz, pasta, cereales, etcétera, ya que tienden a favorecer la eliminación de ácido úrico. Por otro lado, la miel y los alimentos ricos en fructosa deberán evitarse durante la primera etapa, dado que también pueden favorecer la formación de ácido úrico.

El consumo de alimentos ricos en proteínas deberá ser moderado, evitando en las primeras fases de la enfermedad aquellos que, además, tienen un contenido elevado o moderado de purinas. En este caso, las principales fuentes de proteínas serán los lácteos y los huevos.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD