PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

La ‘cesta de la compra’, clave para cuidar la salud cardiovascular

En el Día Mundial del Corazón 2011 recordamos que una compra cardiosaludable es el primer gesto para hacer frente al colesterol y cuidar con ello nuestro corazón.
Cesta de la compa saludable

Incluye alimentos cardiosaludales en tu cesta de la compra

30 de Septiembre de 2011

El lema del Día Mundial del Corazón 2011 “Un mundo, un hogar, un corazón”, ha querido resaltar la responsabilidad que debemos asumir cada uno de nosotros para disfrutar de una buena salud cardiovascular. El colesterol elevado, un trastorno que sufren cuatro de cada diez personas adultas en España, es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares. Adquirir alimentos considerados cardiosaludables, y controlar así la cantidad de grasas saturadas y colesterol que nos aporta la dieta diaria es el primer paso para combatir esta afección y proteger nuestro corazón.

Para evitar el exceso de colesterol, además de comprar los alimentos adecuados y cocinarlos de forma que no se añadan grasas innecesarias a la dieta, hay que modificar el estilo de vida si incluye hábitos dañinos para la salud como el consumo de tabaco o alcohol, y practicar ejercicio físico moderado regularmente.

Alimentos para tener un corazón sano

Si se escogen alimentos cardiosaludables a la hora de hacer la compra puede disminuir hasta un 54% la ingesta diaria de colesterol, y un 74% la de grasas saturadas

Si se escogen alimentos cardiosaludables a la hora de hacer la compra, puede disminuir hasta un 54% la ingesta diaria de colesterol, y  un 74% la de grasas saturadas, que intervienen decisivamente en la aparición e incremento de algunos de los principales factores de riesgo para desarrollar enfermedades del corazón, como la hipercolesterolemia.

Para reducir el nivel de colesterol los especialistas aconsejan que la dieta sea equilibrada e incluya frutas y verduras (cinco raciones diarias), legumbres, frutos secos, cereales integrales, lácteos desnatados enriquecidos con esteroles vegetales, pescado (sobre todo azul) y aceite de oliva. Recomiendan elegir las versiones menos grasas de los alimentos. Así, en el caso de los lácteos, deben ser siempre desnatados, con lo que se consigue reducir alrededor del 80% las grasas saturadas de este grupo de alimentos. Esto también ocurre con la carne, porque las más magras aportan un 20 por ciento menos de colesterol. Es importante, además, que la dieta incluya pescado azul, rico en grasas saludables para el corazón, como el salmón, el atún, o las sardinas.

Un puñado de frutos secos al día también contribuye a controlar el colesterol, y se pueden comer solos, en ensalada, o incluyéndolos en alguna receta. Su elevado contenido en fibra favorece el tránsito intestinal y combate el estreñimiento.

La forma de cocinar los alimentos es fundamental para garantizar una alimentación cardiosaludable. Lo ideal es prepararlos a la plancha, al vapor, asados o cocidos. Además, no hay que olvidar nunca utilizar aceite de oliva, a ser posible virgen extra, en nuestros guisos y aliños.

Fuente: Programa NUSA

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD