Google+
YouTube

Dieta y nutrición

Vigorexia
Escrito por Olga Díez Jambrina, bióloga
En la vigorexia, a la adicción al ejercicio se suma una ingesta exagerada de proteínas y carbohidratos y el consumo abusivo de esteroides anabólicos con el fin de aumentar la masa muscular. Estos son sus peligros.

Síntomas y complicaciones de la vigorexia

Los principales síntomas que muestran las personas con vigorexia son:

  • Baja autoestima.
  • Tendencia a la automedicación.
  • Siguen dietas altas en proteínas y carbohidratos y bajas en grasas, que suelen incluir productos anabólicos y esteroides.
  • Padecen una distorsión de la imagen corporal, y suelen mirarse continuamente al espejo y verse débiles.
  • Se pesan continuamente.
  • Están obsesionados con el culto al cuerpo.
  • Todos los días, dedican su tiempo libre a un entrenamiento exhaustivo.
  • Se aíslan socialmente.
  • Presentan un cuerpo desproporcionado.

Complicaciones de la vigorexia

La actitud y los hábitos de vida que adoptan los vigoréxicos tienen como consecuencia una serie de problemas orgánicos y lesiones originados por el exceso de ejercicio y una dieta desequilibrada con abuso de sustancias dopantes. Entre las posibles complicaciones que pueden desarrollar estos pacientes están: enfermedades cardiovasculares, lesiones hepáticas o renales, disfunción erectil, atrofia testicular y cáncer de próstata.

Además, la carga de excesivo peso durante las sesiones en el gimnasio resiente los huesos, músculos y articulaciones, especialmente los de los miembros inferiores, y puede provocar esguinces y desgarros.

La modificación de la dieta puede provocar también trastornos alimentarios. El abuso de anabolizantes para intentar mejorar el rendimiento físico y aumentar el volumen muscular tiene como resultado trastornos como:

 
Actualizado: 10/04/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Pilar Benítez

Experta en nutrición energética

“Mi método da claves para entender qué efectos nos hace lo que comemos, y ayuda a escoger cada alimento con un sentido y un propósito.”

 

60% del calcio de la dieta no llega a incorporarse a los huesos

El organismo lo elimina de forma natural, y para conseguir la cantidad recomendada diaria, y que el calcio se fije a los huesos, se deben incluir otros nutrientes en la dieta, como las vitaminas D y K .

Fuente: 'Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM)'

 

PUBLICIDAD