PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
TacFit
El TacFit es un durísimo programa de entrenamiento que desarrolla la fuerza, la movilidad del cuerpo y la resistencia mental, para enfrentarse con éxito a todo tipo de desafíos y situaciones de peligro o estrés.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

Cómo es una sesión de TacFit

Cómo es una sesión de TacFit

Entrenamientos HIIT, alternar ejercicios cortos pero muy intensos

El TacFit es una actividad deportiva encuadrada dentro de los llamados entrenamientos HIIT (High Intensity Interval Training), es decir, se trata de ir alternando períodos de ejercicios cortos pero muy intensos con pausas también cortas. Con este método el trabajo del cuerpo es extremo, y sólo descansa brevemente con el objetivo de no forzarlo hasta el extremo de lesionarlo; además, estos ejercicios prepararán al participante para una intervención real en su trabajo, en la que tiene que dar el 100% en ese periodo de tiempo.

Las sesiones de TacFit pueden variar y cada programa es diferente, ya que en cada uno de ellos se intentará trabajar más un aspecto o zona del cuerpo que en otro. Sin embargo, normalmente todos siguen una estructura que consta de tres partes diferenciadas que persiguen completar los tres puntos en los que trabaja esta actividad: movilidad funcional del cuerpo, fuerza y cabeza fría.

El calentamiento en el TacFit se hace a través de una serie de ejercicios basados en el intu-flow, con los que se trabaja la movilidad articular, la fluidez y el ritmo de todos los movimientos.

Posteriormente, el programa de entrenamiento pasa a una serie de ejercicios funcionales, con los que se pretende mejorar el estado general del atleta a través de una combinación de rutinas extraídas de, entre otros, el fisioculturismo, las artes marciales, o diversas técnicas de combate militares. A través de esto, el TacFit potencia las habilidades y la fuerza de los movimientos en seis direcciones diferentes, lo que hace que el cuerpo esté preparado para enfrentarse, una vez que sale del gimnasio, a un abanico inmenso de posibles acciones y reacciones.

Así, durante unos 20 minutos, el participante realizará sesiones cortas pero muy intensas de ejercicios que implican seis movimientos, y que se conocen según su nombre en inglés: heave (arriba y abajo), surge (movimiento de adelante y atrás), sway (derecha e izquierda), roll (movimiento con la cintura en el que también se inclinan los hombros), yaw (rotación del cuerpo) y pitch (flexión y extensión de la cadera).

Todas las rutinas de TacFit tienen tres grados de dificultad, lo que hace que este entrenamiento sea progresivo y pueda adaptarse bien a la condición física de cada uno (siempre teniendo en cuenta que ésta ha de ser alta en el estadio inicial). Precisamente estos niveles permiten a los atletas ir aprendiendo bien la técnica antes de pasar al siguiente grado de dificultad para evitar lesiones; esto hace que el participante vaya aumentando el número de repeticiones, los kilos que levanta y la velocidad, a la hora de hacer las rutinas de manera segura, así como la capacidad de recuperación tras el esfuerzo.

Esta parte de ejercicios de movilidad, habilidad y fuerza es el grueso del TacFit, pero el trabajo con este método se completa con una parte de prasara yoga, con el que se aprende a gestionar el estrés, pero también se completa la indispensable fase de estiramiento y relajación muscular.

Actualizado: 8 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Laura Saiz

Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar
Laura Saiz

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD