PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Ejercicio físico tras la cesárea
A diferencia del parto natural, la cesárea requiere más cuidados, y la recuperación es algo más lenta. Te decimos cuándo y cómo empezar a hacer ejercicio, cuáles son más efectivos, y cuáles están contraindicados.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Ejercicios más adecuados tras la cesárea

Practicando natación tras la cesárea

La natación es una actividad física suave, adecuada tras la cuarentena; pero hay que empezar con los estilos que requieran menos esfuerzo.

A la hora de reanudar la actividad física tras la cesárea, hemos de practicar los ejercicios adecuados y en el momento apropiado. El objetivo no es solo adelgazar o eliminar el exceso de grasa, sino también fortalecer las articulaciones, tonificar los músculos, e incluso corregir hábitos posturales incorrectos.

Se debe comenzar con actividades suaves como caminar (unos 20-30 minutos) o nadar, y evitar los ejercicios que supongan mucha presión en la zona abdominal y pélvica. Para la fisioterapeuta obstétrica y co-directora de la clínica vizcaína Hazia Fisioterapia, Leyre Alonso: "la mejor manera de recuperarse es con actividades que no supongan un peligro para la integridad física, es decir, ejercicios que no sean de impacto (botar, correr, step, bailar, ciclismo, aeróbic, montar a caballo…), los abdominales clásicos y los ejercicios que impliquen coger peso (musculación). Hay que adaptar la puesta a punto: por ejemplo, si antes corríamos (totalmente contraindicado en un posparto) ahora podemos hacer bicicleta elíptica, que no implica impacto".

A continuación te indicamos cuándo puedes retomar tras la cesárea las actividades físicas que se suelen practicar más habitualmente:

Pilates: ideal para corregir malas posturas, se puede empezar con algunos ejercicios tras la cuarentena, pero quizás sea necesario modificarlos y adaptarlos, por lo que siempre debes consultarlo con un monitor especializado en este método. Otros no se deben practicar hasta que no estemos totalmente recuperadas (nunca antes de los tres meses posparto).

Yoga: es una disciplina estupenda, tanto para el cuerpo como para la mente, y una vez pasado el primer mes y medio se puede practicar con normalidad, aunque en ocasiones sea necesario evitar las posturas que comprometan a la zona afectada por la cesárea (sobre todo al principio).

Running: correr es una actividad de impacto y no está recomendada hasta que estemos recuperadas por completo.

Aeróbic: algunos ejercicios gimnásticos sí que se pueden realizar un poco antes, según cómo sean y cómo se encuentre la mujer, pero el aeróbic u otro tipo de actividades similares (zumba, por ejemplo), no deberían practicarse hasta, al menos, dos meses y medio post cesárea.

Bicicleta o spinning: no está indicado hacer este tipo de ejercicio hasta bien entrado el segundo mes, y empezando de forma suave. Aunque sí se puede hacer bicicleta estática a un ritmo moderado.

Natación: es una clase de actividad física suave y, por lo tanto, recomendable una vez pasada la cuarentena; pero habrá que empezar con los estilos que requieran menos esfuerzo. También puedes probar con el aquagym.

Tenis o paddel: al conllevar impacto (botar, por ejemplo), no son deportes aconsejables hasta que nuestro cuerpo no esté preparado. De dos-tres meses en adelante.

En cualquier caso lo que debemos tener en cuenta es la conveniencia de hacer un calentamiento previo, empezar de forma suave para ir aumentando el ritmo gradualmente, y abandonar el ejercicio inmediatamente si sentimos algún dolor o molestia. La precaución (no el miedo) y el sentido común serán la mejor guía.

Y, por supuesto, lo fundamental, tanto si hacemos actividad física de forma genérica, como si practicamos ejercicios específicos para ir mejorando zonas concretas, es ponerse en manos de profesionales.

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD