Google+
YouTube

Ejercicio y deporte

Ejercicio y cardiopatías
Los expertos consideran que el ejercicio programado y bajo control médico mejora el estado físico y psicológico de los pacientes con enfermedades cardiacas. Conoce todos los beneficios que te puede aportar.

Ejercicio y cardiopatías

El ejercicio aumenta las necesidades metabólicas, y las principales modificaciones que origina son el incremento del gasto cardíaco y del consumo de oxígeno, el aumento del retorno venoso, el incremento de la contractibilidad del miocardio y la disminución de las resistencias periféricas.

La patología cardiaca en cualquiera de sus cuatro formas básicas (coronaria, valvular, miocárdica o congénita) es capaz de alterar el intercambio de oxígeno (O2) y dióxido de carbono (CO2) durante la actividad física.

El tratamiento de las diversas afecciones cardiacas ha variado sustancialmente en los últimos años, pasando de la imposición de reposo absoluto y prolongado en enfermedades como infarto de miocardio, a la prescripción de ejercicio físico precoz y de intensidad progresiva, aunque controlado médicamente.

En el caso de los niños, es preciso que se realice una valoración completa de la situación cardiovascular, con el fin de tener toda la información posible del estado del paciente.

Resulta difícil regular la participación de niños con cardiopatía congénita o adquirida en actividades deportivas, debido a las dificultades para cuantificar el esfuerzo miocárdico durante el ejercicio. Depende del tipo de actividad recreativa y del tipo de cardiopatía.

 
Actualizado: 25/10/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Isidre Mas

Especialista en medicina deportiva

"Algunas de las enfermedades implicadas en la muerte súbita no tienen una presencia continua, por lo que es difícil encontrarlas, por ejemplo, con un solo electrocardiograma"

 

50% de los mayores de 80 años padece sarcopenia

En 2025 afectará a más de 1.200 millones de mayores de 60 años y, según expertos, solo el ejercicio físico de resistencia permite recuperar la masa muscular esquelética que se pierde a causa de este síndrome.

Fuente: 'Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN)'

 

PUBLICIDAD