PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

El yoga beneficia a pacientes de cáncer de mama

Las pacientes de cáncer de mama que empiezan a practicar yoga tras finalizar el tratamiento mejoran su estado porque este ejercicio disminuye su fatiga y la inflamación, según los resultados de un nuevo estudio.
Mujer con cáncer de mama practicando yoga

El yoga, positivo para mujeres con cáncer de mama

30 de Enero de 2014

Las mujeres que han sobrevivido a un cáncer de mama y que practican yoga durante por lo menos tres meses tras finalizar el tratamiento, consiguen una mejoría de su estado gracias a que este ejercicio disminuye su fatiga y la inflamación.

Estas son las conclusiones de un estudio llevado a cabo en Estados Unidos y publicado en Journal of Clinical Oncology, en el que participaron 200 mujeres con edades comprendidas entre los 27 y los 76 años, y que hacía entre dos meses y tres años que habían terminado un tratamiento del cáncer de mama que padecían.

Tal y como han explicado los autores de la investigación, los tratamientos de este tipo de cáncer reducen la capacidad cardiorrespiratoria de las pacientes y las debilitan, por lo que suelen sentirse muy fatigadas. También incrementan los niveles de inflamación de las pacientes, lo que puede conducir a diversos trastornos de salud como enfermedades del corazón, artritis, diabetes tipo 2 o alzhéimer. De ahí la importancia de encontrar alternativas para reducir la inflamación y evitar que se cronifique.

La fatiga de las pacientes de cáncer de mama se redujo un 57%, mientras que la inflamación disminuyó entre el 13 y el 20% con la práctica de yoga

Las voluntarias practicaron yoga en grupos formados por entre 4 y 20 mujeres, en sesiones de 90 minutos dos veces a la semana, y durante un periodo de 12 semanas. En comparación con el grupo control –que no realizó este ejercicio– se observó que con solo tres meses de práctica la fatiga se redujo un 57%, mientras que la inflamación disminuyó entre el 13 y el 20%.

Para obtener estos resultados los investigadores se basaron en cuestionarios que las mujeres completaron con la finalidad de evaluar su energía, calidad de sueño, fatiga, ingesta de alimentos, actividad física y síntomas de depresión, además de realizarles análisis de sangre para comprobar los niveles de ciertas proteínas asociadas a la presencia de inflamación. 

El grupo de mujeres que practicó yoga, además de presentar mayor vitalidad –un 12% más– y menos fatiga, refirió una mejoría significativa en la calidad del sueño. Según los autores del trabajo dormir mejor y estar menos fatigadas permite a estas mujeres realizar otras actividades y, de esta forma, los beneficios del yoga son más amplios en su caso.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''