PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Ejercicio y cardiopatías
Los expertos consideran que el ejercicio programado y bajo control médico mejora el estado físico y psicológico de los pacientes con enfermedades cardiacas. Conoce todos los beneficios que te puede aportar.

Reconocimientos médicos para detectar cardiopatías

Antes de realizar cualquier tipo de ejercicio físico, especialmente si se trata de entrenamientos para participar en deportes de competición, es aconsejable realizar un estudio de la historia personal y familiar del individuo, así como una exploración física que tenga como objetivo detectar las posibles lesiones cardiovasculares que podrían provocar la muerte súbita o la progresión de la enfermedad.

Este reconocimiento médico es imprescindible en aquellas personas que practiquen una actividad física y deportiva (escolares, tercera edad, discapacitados) y en los participantes de otras actividades físico-deportivas no incluidas en deporte federado y deporte de competición nacional e internacional.

El reconocimiento cardiológico básico consiste en la valoración de los antecedentes patológicos personales y familiares y la actividad deportiva realizada, una exploración física, un electrocardiograma de reposo de 12 derivaciones y pruebas de esfuerzo. Este reconocimiento, que se realiza antes de iniciar un programa de actividad física, debe tener como meta la consecución de los siguientes objetivos:

  • Descubrir cualquier enfermedad, lesión o patología cardiaca, especialmente las que puedan constituir un riesgo vital para el deportista.
  • Determinar qué situaciones patológicas pueden suponer una contraindicación médica absoluta, temporal o definitiva, para la práctica de actividad física.
  • Evitar que los individuos que puedan correr riesgo participen en ciertos deportes peligrosos.
  • Averiguar la tolerancia del individuo al esfuerzo que va a realizar y su grado de adaptación al mismo.
  • Establecer una relación entre el médico y el paciente que permita aconsejar al paciente sobre temas de salud.
  • Cumplir con los requisitos legales y de seguridad para los programas deportivos organizados.

Si se sospecha que existe una patología cardiaca subyacente se pueden realizar exploraciones complementarias para confirmar el diagnóstico. En el deporte de competición (tanto a nivel nacional como internacional) se debe realizar una prueba de esfuerzo con registro de ECG y un ecocardiograma Doppler.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD