PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Periostitis
Corredores de fondo y aficionados al running conocen bien la sensación de quemazón en la zona de la tibia que produce la periostitis. Toma nota de cómo prevenir esta lesión o recuperarte de ella si ya la sufres.
Escrito por Dr. Fernando Sanz Zapata, De la Unidad de Miembro Inferior del Departamento de Traumatología de Clínica CEMTRO

Causas y síntomas de la periostitis

Síntomas de la periostitis

Un esfuerzo escesivo puede causar la inflamación del periostio tibial.

Diversos factores, todos ellos deportivos, provocan la inflamación del periostio tibial. En primer lugar, la periostitis puede producirse por un esfuerzo excesivo durante un periodo continuado en el entrenamiento deportivo. Los cambios de terreno sobre los que se realice la actividad física o la sustitución de unas zapatillas desgastadas por otras nuevas sin haberlas adaptado aún a la estructura del pie, también pueden precipitar la aparición de un leve dolor localizado que, días más tarde, terminará afectando a media pierna.

Otra de las posibles causas de periostitis son las vibraciones al pisar, que pueden llegar a multiplicar por tres el impacto sobre las extremidades inferiores en relación con el peso de quien está realizando la actividad.

Además, las sobrecargas musculares derivadas de la falta de reposo y el sobreentrenamiento en cuestas y suelos irregulares, la descompensación muscular, la excesiva rotación de cadera y las deficiencias biomecánicas de cada individuo al caminar, pueden ocasionar una carga superior del peso sobre una de las dos piernas y precipitar una periostitis tibial.

Síntomas de la periostitis

Los síntomas de la periostitis tibial tienden, por norma general, a aparecer en pleno desarrollo de la actividad física como un leve dolor o quemazón que irá aumentando progresivamente conforme lo haga el esfuerzo. Cuando al dolor se le añade una tensión muscular excesiva, el deportista se verá obligado a cesar el desarrollo del entrenamiento al sentir rigidez y calambres en la zona con el simple apoyo de los pies en el suelo.

En la exploración encontraremos una serie de puntos de dolor muy localizados en la cara anterointerna de la tibia.

Actualizado: 7 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Dr. Fernando Sanz Zapata

De la Unidad de Miembro Inferior del Departamento de Traumatología de Clínica CEMTRO
Dr. Fernando Sanz Zapata

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD