Ejercicio y deporte
Electroestimulación muscular
La electroestimulación muscular es todo un aliado para los deportistas, tanto en la recuperación de lesiones como para la mejora de la fuerza muscular, beneficios que también puede disfrutar la población general.
Escrito por Laura Saiz, Periodista

Contraindicaciones para el uso de aparatos de electroestimulación

El hecho de que se disponga de una amplia gama de aparatos de electroestimulación muscular permite que se puedan adaptar bastante bien a diferentes dolencias y estados musculares de los pacientes.

Sin embargo, no todo el mundo puede someterse a una sesión, aunque sea breve, de este tipo de terapia. En este sentido, es importante informar siempre al fisioterapeuta en el caso de que se padezcan enfermedades graves o crónicas, para que evalúe la mejor forma de tratar patologías musculares.

En principio, el fisioterapeuta Jordi Riba informa que está contraindicado el uso de electroestimulación muscular en pacientes con marcapasos, desfibriladores o patologías cardíacas; en personas con epilepsia, con tromboflebitis, flebitis activa o no controlada, fiebre, o con presencia de enfermedades graves, traumas o estrés muscular.

Asimismo, las mujeres embarazadas deben renunciar a esta terapia, así como habrá que prescindir de colocar los electrodos en zonas próximas a heridas recientes sin cicatrización, o en úlceras por presión.

Para algunas personas con graves problemas para conciliar el sueño hay veces que la estimulación muscular nocturna es contraproducente, por lo que deberían simplemente programar sus tratamientos por las mañanas o a primera hora de la tarde.

Noticias relacionadas:

Entrevista con el experto

El nadador David Meca
“'No quiero' 'No puedo', o 'Ibiza está demasiado lejos para ir nadando', no están en el vocabulario de mi equipo. Hay que rodearse de gente que te motive y te haga ver que todo es posible”

David Meca

Campeón del mundo de natación y autor del libro 'Yo no temo a los tiburones'

Salud en cifras

150
minutos de ejercicio a la semana deben hacer los mayores de 65 años
Fuente: 'Organización Mundial de la Salud'