PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Neuroma de Morton
No todos los dolores en la planta del pie se deben a una fascitis plantar, la inflamación de un nervio puede ser igual de molesta. Conoce el neuroma de Morton, una patología que se esconde entre los dedos de los pies.
Escrito por Julián Martínez San Juan, Osteópata, quiromasajista deportivo y técnico superior deportivo

Origen y causas del neuroma de Morton

No existe un mecanismo lesional único que origine un neuroma de Morton, pero se barajan distintas opciones etiológicas que pueden ser propicias para ello. Teniendo presente que el nervio afectado, el interdigital, discurre entre el tercer y cuarto dedo del pie, es interesante analizar las agresiones que sufre esta porción nerviosa y a las que no son sometidos el resto de estructuras para conocer las posibles causas del neuroma de Norton.

El nervio interdigital nace de la confluencia de los nervios plantares medial y lateral, por lo que ya desde su origen es un nervio con un diámetro mayor que el resto de nervios digitales. Por debajo de este nervio, se encuentra el suelo del pie, la almohadilla (un conjunto de tejido graso), y por encima el ligamento metatarsiano transverso profundo, una cinta fuerte y ancha que mantiene sujetos a los metatarsianos. Durante el gesto de andar, en la fase de despegue más concretamente, la cinta y la almohadilla comprimen este nervio ya de por sí engrosado, creando un proceso inflamatorio y el consecuente aumento de tamaño. Muy cerca de este nervio transcurren arteria y vena, que de padecer una compresión sostenida en el tiempo, también pueden desembocar en un neuroma de Morton.

Por otro lado, el pie es una estructura de uso básico en el día a día de cualquier persona, y cada pisada supone un micro traumatismo que ese nervio debe soportar. Estas agresiones repetitivas, unido a su especial engrosamiento, suponen un ambiente propenso para el neuroma de Morton. Es por este motivo, que la práctica deportiva que requiera sistemáticamente el uso del pie supondrá un mayor caldo de cultivo para esta lesión.

Si a esto le añadimos además, un calzado inadecuado o demasiado opresivo, un pie plano, la presencia de juanetes o cualquier alteración en la correcta biomecánica del pie, exceso de arco plantar, etcétera, el neuroma de Morton encontrará mayores facilidades para aparecer.  

Actualizado: 5 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD