PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Método Feldenkrais
Conocer nuestro propio cuerpo para tener un control total sobre él, y mejorar nuestra calidad de vida a través de suaves y estudiados movimientos es lo que promete el novedoso método Feldenkrais.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

¿Para quién está indicado el método Feldenkrais?

El método Feldenkrais es una técnica no agresiva, suave y siempre adaptada y personalizada a las capacidades y potenciales de la persona que lo está desarrollando. Por este motivo, se trata de un método bastante seguro y con apenas contraindicaciones.

No obstante, las mujeres embarazadas deben abstener de practicar Feldenkrais y cualquier persona con una enfermedad crónica debe consultar, como siempre, antes a su médico especialista, quien indicará si somos aptos para este tipo de ejercicios y especificará qué cosas podemos hacer o no.

Debido a que se trata de un método adecuado para trabajar la percepción y el control corporal en cualquier campo humano, el Feldenkrais es apropiado para todas las personas aunque su forma de vida no esté basada en el cuerpo, como puede ser el caso de los deportistas o algunos artistas.

El método Feldenkrais permite una mejora corporal general, por lo que también es muy apropiado para personas especialmente sedentarias que no trabajan su cuerpo a través de ninguna actividad física.

A pesar de que no se puede considerar al Feldenkrais como una terapia de educación postural, no hay duda de que enseña a cómo emplear nuestros músculos de una forma más efectiva y menos dolorosa y dañina. Por lo tanto, es ideal para personas que sufran dolores musculares de manera habitual o que tengan alguna enfermedad que les impida trabajar ciertos músculos.

Además, la parte preventiva de este método hace que sea adecuado para quienes busquen mejorar sus movimientos o postura cuando son estos los que producen algún tipo de dolor. Por ejemplo, aquellas personas que trabajan sentadas durante muchas horas o aquellas que siempre hacen un tipo de movimiento en su trabajo. En estos casos, el objetivo no es tratar el dolor, sino prevenirlo para evitar que vuelva a aparecer.

Por otro lado, está indicado para niños con problemas de desarrollo motor, ya sea por un retraso neurológico o sólo fisiológico. En este sentido, el método Feldenkrais les ayudaría a trabajar aquellos movimientos que no pueden realizar de manera autónoma. Este mismo problema lo pueden sufrir personas adultas que sufren diferentes enfermedades, como pueden ser derrames cerebrales, esclerosis múltiple, etcétera.

Igualmente, es adecuado para gente con problemas de movimiento o con una pérdida sustancial de musculatura por falta de ejercicio o de movimiento (por ejemplo, tras una larga estancia en cama por enfermedad o accidente) o por la edad.

Actualizado: 7 de Marzo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Laura Saiz

Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar
Laura Saiz

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD